Lunes, 07 Diciembre 2015 10:13

En La Paz se recicla sólo 0,4% del total de residuos generados diariamente

Escrito por

El reciclaje se presenta como alternativa para evitar la saturación de Alpacoma, el único relleno sanitario del municipio paceño. La tarea no es fácil y, al momento, capta una mínima cantidad del material potencialmente reutilizable, principalmente plásticos. Hace falta que la gente ayude en la recolección de reciclables y que la planta edil de reconversión aumente su capacidad. Esto último parece más factible que lo primero, dada la actitud de las personas que persisten en regar su basura por las calles.

Víctor Quintanilla / La Paz

Cada día, en el municipio de La Paz se genera un promedio de 540 toneladas de residuos sólidos. Éstos van a parar al relleno sanitario de Alpacoma, el único espacio habilitado actualmente para ese fin. Aunque el 85% de esa basura (458,89 toneladas) podría reciclarse, por ahora sólo el 0,4% pasa por ese proceso, según datos de la Secretaría Municipal de Gestión Ambiental.

El gobierno municipal encabezado por Luis Revilla apunta al reciclaje, entre otras estrategias, para evitar que la generación masiva de residuos termine por saturar el relleno de Alpacoma. “Pero en ninguno de los dos casos se está pudiendo abarcar a todo, ni con los residuos inorgánicos ni con los orgánicos, porque se necesita bastante trabajo con la población en educación ambiental, así como reforzar la parte logística para la recolección y el tratamiento como tal”, explica Amanda Villca, Jefe de la Unidad de Servicios Ambientales de la secretaría.

Alpacoma “tiene una vida útil de unos cuatro años más”, detalla Villca. De todo el material reciclable que ingresa a diario al relleno sanitario, 334,47 toneladas son residuos orgánicos, 110,65 son residuos inorgánicos y 3,78 toneladas son escombros.

Uno de los proyectos que la comuna encara para el tratamiento de residuos inorgánicos es la producción de plastimadera —un material laminado, rígido e impermeable similar a la madera— a partir del reciclaje de plásticos, específicamente polipropileno (empleado para hacer envases para alimentos, juguetes, etc.) y polietileno de baja densidad (materia prima de objetos diversos como bolsas, botellas y otros).

Esos desechos son triturados y fundidos a través de un proceso industrial para fabricar muebles escolares. A la fecha, la planta de plastimadera ha fabricado 530 muebles, entregados gratuitamente a unidades educativas fiscales que están bajo administración municipal.

A decir de Villca, lo que se está produciendo en la planta no es suficiente para vender el mobiliario a establecimientos escolares privados y para diversificar la producción con la elaboración, por ejemplo, de las estructuras de los juegos infantiles de parques municipales. La ciudad genera al día 44,87 toneladas de plásticos de todo tipo. Y, de acuerdo con Villca, la planta de plastimadera procesa en promedio 500 kilos (media tonelada) a la semana de los plásticos requeridos (polipropileno y polietileno de baja densidad). “Se necesita fortalecer la planta”. Pero también se requiere del apoyo de la población para garantizar la materia prima empleada para fabricar plastimadera y, por ende, para elevar el porcentaje de reciclaje.

Por otro lado, la Secretaría Municipal de Gestión Ambiental comercializa otros residuos inorgánicos —papel, vidrio y polietileno de alta densidad (otro tipo de plástico) — a empresas recicladoras establecidas en la ciudad.

En cuanto a los desechos inorgánicos, una parte de ellos es empleada para fabricar humus de lombriz, un abono natural. El proceso se desarrolla en el exrelleno sanitario de Mallasa, actualmente en etapa de cierre. Se trata de un proyecto a pequeña escala, precisa Villca.

Exrelleno Mallasa

Exrelleno de Mallasa. Lo que era un basurero maloliente se ha recuperado y se puebla de flora de la zona en el sur de La Paz. Foto: Mabel Franco.

Recolección diferenciada y capacitación

El gobierno municipal lleva adelante una recolección diferenciada de residuos en dos modalidades. La primera se desarrolla de lunes a jueves y está a cargo del personal de la planta de clasificación de Alpacoma (20 personas). Consiste en la recolección de desechos, previamente separados en dos grupos —papel y cartón por un lado, y plásticos, por el otro— de unidades educativas y de las oficinas de empresas, ONG y embajadas. Son 99 puntos de acopio en total.

Las instituciones públicas y privadas adscritas a este programa lo están de forma voluntaria y reciben una capacitación previa. “Les enseñamos cómo separar sus residuos, qué tipos de residuos existen, cuáles son reciclables y cuáles no”, explica Nicole Kopp, coordinadora del Voluntariado Ambiental Municipal.

A comienzos de año, recuerda Kopp, se identificó que, en el caso de los colegios, la cantidad de residuos reciclables recolectada era inferior a la generada. De dos establecimientos, uno fiscal y otro particular, tomados como ejemplo, se vio que aunque debían recoger semanalmente de 50 a 70 kilos, solo entregan de uno a tres kilos.

Por eso, a partir de junio, inició un nuevo sistema de recolección en 11 de los 21 colegios registrados en el programa. “Hemos implementado voluntarios municipales estudiantiles. Son estudiantes del propio establecimiento que, en la hora del recreo y de la salida, se encargan de sensibilizar a sus compañeros para que separen sus residuos y los depositen en el contenedor correcto”.

El voluntariado está conformado por unos 50 estudiantes universitarios, de institutos técnicos y bachilleres. Su labor de capacitación se realiza principalmente los fines de semana.

La segunda modalidad de recolección diferenciada es la realizada a través de 20 “Puntos Verdes Barriales”, los cuales cuentan con contenedores azules para papel, cartón y revistas, y contenedores de color amarillo para plásticos (botellas pet, bolsas y envases). Están distribuidos en diferentes zonas de la ciudad y atienden a la población los domingos de 8:30 a 13:00.

Zona sur, la mayor recicladora

punto verde barrial

El Punto Verde Barrial instalado por la comuna en la plaza de San Pedro Foto: lapaz.bo

Sentado en una banca cerca de la fuente de El Prado, uno de los puntos de recolección, Wálter Carrión, funcionario edil, espera que vecinos de la zona lleguen a dejar sus desechos reciclables. “Hay muy poca aceptación de la gente a esta iniciativa”, lamenta. “Hemos visto que en la zona Sur la gente es más consciente que en el centro y en las laderas”. Mientras en el punto de El Prado se reúne de 20 a 25 kilos cada domingo, la cifra llega a casi 340 kilos en el del mercado de Achumani, a 200 kilos en el de la plaza Humboldt y a 120 en el de la Iglesia de San Miguel, ejemplifica Carrión.

“Es importante contribuir a la conservación del medio ambiente y diversificar la basura ayuda a eso”, afirma Luis Zárate, residente de Alto Sopocachi, tras dejar una caja con cartón y botellas de plástico en el punto verde de la plaza Abaroa.

La ciudadanía puede llamar al 2368800 y a la Red 114 para pedir que funcionarios municipales recojan de su domicilios cantidades considerables de plásticos y papel.

La planta de clasificación de Alpacoma trabaja con los desechos recolectados de instituciones públicas y privadas, y con aquellos depositados en los “Puntos Verdes Barriales”. Tiene una capacidad de procesamiento de 11 toneladas por turno de ocho horas de trabajo. Las pilas y baterías no reciben ningún tratamiento por ahora, solo son almacenadas.

La gestión adecuada de residuos sólidos no es tarea fácil. Para Villca, el mayor reto “es lograr que la gente se interese por su ciudad, que comprenda que no es un trabajo puntual, sino integral; que necesitamos educarnos porque en el futuro todos vamos a ser afectados y a sufrir en algún grado los efectos de la contaminación y de la degradación de los recursos naturales”.

Que hace falta educación para que la gente responda positivamente a estas iniciativas, se aprecia en el punto verde situado en el Cruce de Villa Copacabana y Villa San Antonio. Allí, cada domingo se recibe lo que el vecino lleva desde su casa: vidrio, plástico, papel y cartón. Como es dia de mercado y en ese lugar hay dos ferias callejeras, el flujo de gente es intenso. Basta mirar alrededor de los acopiadores ediles para comprender que la misión es difícil: en el piso están regado todo tipo de desechos, reciclables entre ellos, que vendedores y compradores dejan sin vergüenza alguna.

Y si de conseguir un cambio de actitud se trata, Kopp afirma que el que te digan “lo voy a pensar” ya es un gran avance. “Todo parte de la responsabilidad que tenemos con lo que estamos dejando porque esa responsabilidad recaerá en los más pequeños”.

Relleno sanitario metropolitano, en análisis

El gobierno municipal estudia la posibilidad de contar con un relleno sanitario metropolitano. Éste albergaría los residuos sólidos de la región metropolitana, conformada por los municipio de Achocalla, El Alto, La Paz, Mecapaca y Viacha. “Estamos trabajando en la parte técnica, en el análisis de las ventajas, desventajas y posibles alternativas; todo eso se pondrá a consideración del señor Alcalde y se tomará una decisión”, indica Villca.

Visto 6668 veces Modificado por última vez en Lunes, 07 Diciembre 2015 10:15
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc