Domingo, 26 Diciembre 2021 10:55

Cinco municipios paceños sin plan frente al cambio climático

Escrito por Miriam Telma Jemio

Cinco municipios de la metrópoli del departamento paceño son vulnerables, en diferentes niveles, a las sequías, inundaciones por efecto de las lluvias, heladas, entre otros. Achocalla, Mecapaca y Palca aseguran que incluirán su plan contra el cambio climático en sus PTDIs en 2022. Mientras El Alto implementó su plan 2021, La Paz tiene uno hasta el 2026 que apunta más a la mitigación.

Sequías, inundaciones y heladas. Son los problemas climáticos más recurrentes que afectan, en diferente escala, a los municipios de La Paz, El Alto, Palca, Achocalla y Mecapaca. La mayoría dice que incluirá un plan para enfrentar el cambio climático en sus PTDI, el cual podría estar listo para implementarse en el segundo semestre de 2022.

El municipio de La Paz tiene un plan ambiental hasta 2026, enfocado en la “descarbonización”, lo que apunta a que trabajará más en la mitigación que en la adaptación. En tanto, El Alto ejecutó su Plan 2021 y elaborará otro para 2022 hasta enero.

Mientras eso suceda, la lista de problemas puede crecer en un contexto de cambio climático, como se ha visto en varios municipios de Bolivia que además de la sequía han sufrido el impacto de los incendios y la pérdida de biodiversidad.

La primera gestión de las nuevas autoridades culmina en una semana, les quedan cuatro años más y recién para mediados de 2022 tendrán aprobados, en el mejor de los escenarios, sus Planes Territoriales de Desarrollo Integral (PTDIs), su plan quinquenal.

Mirando a cinco alcaldías del área metropolitana del departamento paceño, solo los municipios de La Paz y El Alto tienen baja vulnerabilidad al cambio climático. Sin embargo, las lluvias de diciembre, han provocado inundaciones y deslizamiento mostrando sus debilidades.

A pesar de la importancia de enfrentar la crisis climática, el gobierno aún construye el Plan Nacional de Adaptación. Mientras, la mayoría de los municipios paceños, incluso la gobernación, en esta gestión se han dedicado a atender la emergencia provocada por la sequía y las lluvias. Y también a forestar y a reforestar.

Este año, las sequías han afectado a los pequeños productores agrícolas sobre todo entre septiembre y octubre. En diciembre, las lluvias han provocado inundaciones y deslizamientos.

Escenarios climáticos y vulnerabilidades

Una afirmación que repiten autoridades del Estado es que Bolivia contribuye con menos del 0,1% de emisiones al problema del calentamiento global, pero que sufre con los impactos del cambio climático debido a que es un país vulnerable.

A nivel global, este es un tema que se aborda en la Convención sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas, en las negociaciones que se desarrollan en las conferencias de partes. La última fue la COP26, realizada en noviembre en Escocia.

Conocer la vulnerabilidad actual y futura es prioritario para reducir los riesgos asociados al cambio y la variabilidad climáticos. Esto permitirá implementar medidas de adaptación al cambio climático que deben estar integradas en el contexto de los distintos territorios y eventos extremos. Es decir, con un enfoque en la reducción de riesgos de desastres.

 

En Bolivia, al 20 de diciembre, se registra 4.612 familias afectadas y ocho fallecidos a causa de las lluvias, según datos oficiales del gobierno. En contraposición, entre septiembre y octubre, se reportaban, por ejemplo, pérdidas agrícolas debido a la sequía.

En ese contexto, la segunda semana de diciembre, la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra (APMT) puso en funcionamiento el “Sistema Plurinacional de Información y Monitoreo Integral de la Madre Tierra y Cambio Climático".

“Tenemos que saber cómo está afectando el cambio climático y necesitamos medir cómo estamos”, afirma Germán Quispe Niura, director del Mecanismo de Adaptación de la APMT.

El sistema de información es una herramienta para que los gobiernos departamentales y municipales, principalmente, planifiquen su gestión conociendo sus vulnerabilidades y así saber dónde actuar primero, explica Quispe.

El sistema de información MTCC, consta de tres subsistemas, uno de ellos presenta los Escenarios de Cambio Climático donde están los registros de precipitaciones, temperaturas y climodiagrama (una relación entre temperaturas y precipitaciones).

tempe ok

Los datos registrados van de 1988 a 2020, y los escenarios proyectados a 2030, 2050 y 2080.

El segundo subsistema son los Indicadores de Sistemas de Vida que contiene información de Territorios indígenas y la producción de los frutos del bosque.

El tercer subsistema se denomina Índices, que tiene tres componentes: Índice de Vida Sustentable del Bosque, Índice de Vida Sustentable del Agua y Mapas de Vulnerabilidad.

El mapa de vulnerabilidad al cambio climático que tiene como unidades a los municipios, a los cuales se los cataloga en vulnerabilidad: muy alta, alta, media, baja y muy baja.

El director de Adaptación explica que los datos del sistema están validados y son importantes para que todo el Estado planifique sabiendo cómo estarán las regiones en 2030 o en 2050, cuál va a ser la temperatura y precipitación.

“Hay lugares donde las precipitaciones van a ser muy poco y hay otros donde va haber bastante, también. Esto ayudará a las gobernaciones o municipios, por ejemplo, que están en la etapa de elaborar sus planes de desarrollo integral. Para eso deben utilizar estos datos que son públicos”, remarca la autoridad.

En este gráfico, por ejemplo, la proyección de temperatura máxima para 2030 es de 23,73 °C; para 2050, 26,2 °C; y 2080, 26,68 °C. Estos datos proyectan una elevación de la temperatura de cerca de 3 °C en cincuenta años.

Frente a este panorama, la APMT está en proceso de elaboración del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático. Aunque ya se tenía uno que fue construido durante el gobierno de Evo Morales. Quispe afirma que el documento podría estar listo a mediados del año 2022.

Consultamos en la Gobernación de La Paz si ya contaban con un plan para enfrentar el cambio climático, tomando en cuenta que esta es su primera gestión de gobierno.

Durante la presente gestión, en la Gobernación han estado trabajando en la forestación y reforestación, así como en el rescate de animales y en algunas acciones sobre temas ambientales.

“Un plan como el que indica, sobre cambio climático, no tenemos, pero en el proceso de construcción del PTDI, que nos va a guiar el trabajo de los próximos cinco años, vamos a discutir cuál va a ser el horizonte que vamos a tener”, explicó Luis Saucedo, director departamental de Recursos Naturales.

Recordó que tienen la propuesta electoral llamada “Pachamama’, pero todavía no la están implementando porque recién están elaborando su PTDI. “Obviamente ahí lo vamos a discutir. La construcción de PTDI para demorar por lo menos medio año, a mediados del siguiente se va tener el PTDI. Es una planificación a cinco años, entonces no va a ser tan sencillo”, adelantó la autoridad departamental.

Achocalla

Achocalla se ha establecido como un municipio de desarrollo ecológico productivo. Su mayor problema es la falta de agua, además, está catalogado como un municipio con alta vulnerabilidad al cambio climático, según el Sistema de Información sobre Cambio Climático del gobierno.

achocalla vulnerable

Durante este 2021, el Ejecutivo edil realizó un seguimiento a diferentes proyectos, por lo cual ya tienen un diagnóstico de las problemáticas en cuanto a la producción, al cambio climático y sobre el efecto de la pandemia de la Covid19.

Con esa base, priorizan proyectos, que inscribirán en el PTDI, sobre servicios básicos: agua, alcantarillado y luz eléctrica. Los servicios básicos predominan la categoría B y C que indica una carencia media y moderada mostrando que es considerable la falta de acceso a los servicios básicos.

También tienen proyectos de agua y riego, así como de producción ecológica, “me refiero a proyectos de la parte forestal agropecuaria y la parte medioambiental”, explica Susy Limachi, directora de Desarrollo Ecológico Productivo del municipio de Achocalla 

En coordinación con el Ministerio de Medio Ambiente, han realizado campañas de reforestación y forestación de acuerdo a un calendario. Otra de sus actividades está relacionada con el apoyo a los productores de lácteos, de semillas y horticultores, entre otros. Están trabajando en el mejoramiento y la certificación de sus semillas.

Pero, por ahora, remarca Limachi, están “armado de proyectos” enmarcados en las necesidades de cada sector y de cada piso ecológico de Achocalla: altiplano, valle húmedo y seco.

acholago

La comunidad Pucarani, donde está la laguna, tiene agua potable. En la mayoría de la comunidades rurales el agua es escasa. Foto: Miriam Jemio.

Riesgos climáticos

Las sequías prolongadas y las heladas limitan la producción agrícola y pecuaria. En la zona del Altiplano la escasa lluvia durante el desarrollo de las plantas afecta a la producción de los principales cultivos como es el caso de la papa y la cebada, usada como forraje.

Entre mayo y agosto (unos 123 días), en la zona altiplánica y las serranías las heladas se presentan cuando los cultivos están en pleno periodo vegetativo, ocasionando pérdidas significativas en los rendimientos de los cultivos. Entre enero y abril, las granizadas provocan el deshoje y marchitamiento de las plantas.

En tanto, las riadas e inundaciones que bajan desde las serranías hacia la cuenca son frecuentes en la época de lluvias, con efectos significativos en la baja de la producción, pero también con impactos sociales como la pérdida de vida y de viviendas.

 

Falta de agua

 

agua Achocalla

Actualmente, trabajan en la recuperación de las cotañas, lugares de almacenamiento de agua, para usar para el riego o para bebederos para los animales. Este mejoramiento implicará costos adicionales para los beneficiarios.

“Es muy buena la idea de las cotañas, pero no se ha tomado en cuenta los diferentes tipos de suelos y de diferentes tipos de clima. Las cotañas funcionan en algunos lugares, no en todos”, explica.

Se han identificado sectores críticos como la comunidad de Asunta Quillviri, donde “no entra el agua”. El municipio trabajará con EPSAS para que amplié su cobertura y llegue agua a la zona. “Estoy particularizando por sectores. Donde sí hay, solamente hay que mejorar la captación de agua, inclusive de pozos”, dice.

El municipio es parte de una plataforma donde también están las alcaldías de Mecapaca y Palca. Trabajan en un Plan de Adaptación al Cambio Climático que recién está en sus primeros bocetos.

 

El Alto

El municipio de El Alto, según el mapa de vulnerabilidad de la APMT, tiene baja vulnerabilidad al cambio climático. Sin embargo, será el principal beneficiario del proyecto “Multipropósito de Agua Potable y Riego para los Municipios de Batallas, Pucarani y El Alto”, cuyo costo asciende a más de 133 millones de dólares.

Ese proyecto tiene tres componentes operativos. El primero incrementará la disponibilidad de agua potable para El Alto y Batallas. Y el tercero, pretende lograr un manejo integral de las cuencas y ordenar territorios con visión de cambio climático, por lo que se fortalecerá las capacidades institucionales para enfrentar este fenómeno.

aguas El Alto

“El cambio climático es un problema mundial y El Alto tiene aprobado un plan de forestación denominado ‘pulmones verdes’, que tiene como meta plantar 10 mil plantines”, dice Sergio Nava Orellana, secretario municipal de Agua y Medio Ambiente de El Alto. A mediados de diciembre, ya habían alcanzado el 89% de su meta.

Tomando en cuenta la importancia del agua para esa ciudad están trabajando en mitigar la contaminación de sus ríos, con diversas acciones, y en que se garantice la calidad que es provista por EPSAS.

En esa misma área, están ejecutando seis proyectos que tienen que ver con el drenaje pluvial y embovedados de los ríos.

Todas estas actividades obedecen al plan de 2021, “vamos a elaborar para la gestión 2022 y se verán otros programas para enfrentar el cambio climático”, adelanta Nava.

rio seke

El río Seke recibe aguas de las curtiembres. Esta altamente contaminado. Foto: Miriam Jemio

Prevención de riesgos

La época de lluvias trae diversos problemas a la urbe alteña. Debido a su topografía plana y la insuficiente infraestructura de drenaje pluvial, sus calles se ven inundadas y, debido a los residuos, existe el peligro de que los causes de los ríos se desborden.

En atención a las presentes lluvias el municipio movilizó maquinaria pesada (tornamesa, pala mecánica, retroexcavadoras y volquetas) en el Río Seco, Ponkoro, Río Negro, Lark´a Jawira y Sek´e para realizar trabajos de reencauses. Buscan evitar desbordes e inundaciones de aguas a las casas y sembradíos en los distritos rurales de la urbe alteña, explica Nava.

Para la esta gestión, El Alto tiene dos millones de bolivianos para la atención de emergencias en esta época de lluvias. La alcaldesa Eva Copa anunció que insertará un monto similar en el Plan Operativo Anual (POA) Reformulado I de la gestión 2022 para atender las emergencias.

“Estamos haciendo otros requerimientos para el reformulado 2022, en enero, para comprar mayor maquinaria que se requiere en el tema de las diferentes zonas alejadas, para abrir zanjas y vías, además de canalizar el agua que se tiene concentrada en diferentes lugares”, remarcó Copa.

Las inundaciones en la época de lluvias y la provisión de agua potable a la creciente población son temas recurrentes en cada gestión en la urbe alteña.

Mecapaca

La carencia de servicios básicos, extrema y moderada, afecta a la población de Palca que no tiene poco acceso al agua potable, alcantarillado y energía eléctrica. En 2014, solo 59 de 76 comunidades contaban con una red de agua no potable. Actualmente, su cobertura de agua es de 64,07%, según datos oficiales.

agua mecapaca

Los mayores riesgos climatológicos son causados por las lluvias que producen el desborde del río La Paz, ocasionando riadas e inundaciones a lo largo de su recorrido. Recurrentemente, origina grandes pérdidas en los cultivos y también la destrucción de todas las obras de protección (gaviones, entroncados y muros de contención), significando anualmente grandes pérdidas económicas al municipio.

“Lo tenemos bastante tiempo trabajándolo, pero gracias a la ONG Soluciones Prácticas estamos viendo otras maneras más que no solo sean infraestructuras como los defensivos. Como estamos en la parte baja, mayormente hay desbordes que ocasiona el río La Paz, afectando a los cultivos que se tiene en el lugar”, explica Wilmer Gutiérrez, responsable de Medio Ambiente del municipio de Mecapaca.

Al ser consultado sobre si cuentan con un plan para enfrentar el cambio climático, dijo que están elaborándolo para incluirlo en su PTDI. Considera que el plan les dará un lineamiento y bases sólidas para realizar diferentes actividades de preparación, o una asistencia técnica o la elaboración de proyectos.

Ese municipio enfrenta problemas ambientales, así como sequías y la erosión de suelos, además, de las inundaciones y el crecimiento población. “Poco a poco, la gente de la ciudad de La Paz se está yendo a la parte baja (de Mecapaca) por diferentes aspectos”, observa Gutiérrez.

Asegura que no había un plan para enfrentar el tema porque es nuevo. “Y en los últimos años, el cambio de las estaciones, las lluvias que son en diferentes momentos, hace que haya variaciones y se toma más importancia al tema de medio ambiente”, comenta.

MECAPACA

Actualmente, el municipio está elaboran su PTDI con apoyo de profesionales del Ministerio de Medio Ambiente y del Desarrollo Rural y Tierras.

También participan de las actividades del GNDR, una organización de la sociedad civil que trabaja en la Reducción de Desastres. Participan en capacitaciones, una de las recientes fue con Defensa Civil en la preparación “para dar respuesta inmediata a los diferentes fenómenos que pueden llegar a pasar”, dice.

“No sabemos hasta qué fecha tendremos el PTDI concluido, porque son bastantes aspectos que debemos incorporar, no es solo el tema del cambio climático. Pero estamos trabajando en ello. Luego tenemos que revisar y volver a revisar para que sea un buen documento base para la gestión”, explicó

Mecapaca vulnerable2

Palca

El 55% del territorio del municipio de Palca es considerado “muy alto” y “alta” vulnerabilidad al cambio climático, según el mapa elaborado por la APMT.

La carencia de servicios básicos (agua potable, alcantarillado y energía eléctrica) es una variable que incide en su vulnerabilidad: Eso hace necesario que el acceso sea para toda la población y llegue a las comunidades del municipio, ya que actualmente la provisión es a través de piletas públicas, pozos, vertientes, cámara séptica y otros.

20211121 160114

Hace cinco años, a través de un proyecto, financiado por una ONG y el municipio, en algunas comunidades de Palca se instaló un sistema de riego.

Retamani fue una de las beneficiadas, ahora las familias agricultoras tienen días determinados para regar sus cultivos. A pesar de esa limitación y lo costoso de ese sistema de riego, David Quispe, esposo de Alejandra, se siente satisfecho con su producción agrícola.

Retamani es una de las 69 comunidades que componen los tres distritos rurales del Municipio de Palca (ubicado a dos horas en auto de la plaza Murillo de La Paz). Su principal actividad productiva es la agricultura, le sigue la ganadería y la minería. Esta última es rechazada en algunas comunidades porque contamina sus fuentes de agua.

Retamani tiene 398 hectáreas de superficie. Es tierra fértil. Alejandra Mamani, con una sola toma de aire, nos cuenta que, además del ganado vacuno, producen arveja, haba, maíz, cebolla, papa, cebada. “Todo producimos. Fruta también: manzana, tuna, durazno, pera”, complementa.

El punto crítico para el glaciar Mururata

El Mururata es un glaciar ubicado en la cordillera de Los Andes, está muy cercano al Illimani. Se está derritiendo más rápido que hace tres décadas, al igual que los otros que están en la misma cordillera. Según científicos bolivianos y extranjeros, es víctima del calentamiento global.

El glaciólogo Edson Ramírez, investigador de la Universidad Mayor de San Andrés, estima que los glaciares como el Illimani, Wayna Potosí, Tuni-Condoriri, Mururata y Sajama han perdido un promedio del 40% de su cobertura de nieve en los últimos 30 años debido al incremento de la temperatura.

El estudio “Deshielo del nevado Mururata y su impacto sobre los recursos hídricos de la cuenca de Palca”, realizado por Ramírez en 2008, establece que tuvo un retroceso generalizado en el último medio siglo del 20,13% de su superficie.

En la conclusión de su estudio, el glaciólogo Ramírez señala que: “el hecho de que la superficie del nevado por encima los 5300 metros es todavía significativa, muestra que el nevado Mururata, si bien experimentará en la próxima décadas retroceso de sus frentes glaciares, éste no desaparecerá”.

Este año, tras un análisis multitemporal hecho con imágenes del satélite Landsat, Jerzon Quisbert Parra, investigador de la carrera Topografía y Geodesia de la Universidad Mayor de San Andrés, afirmó que hasta el año 2061 la cobertura glaciar del nevado de Mururata podría perderse totalmente.

El experto analizó el comportamiento glaciar a través de la obtención de imágenes Landsat de los años 1988, 1993, 1998, 2003, 2008, 2014 y 2018. La investigación tuvo como herramientas a la Teledetección y Sistemas de Información Geográfica (SIG) en el que se obtuvo información cuantitativa y grafica del análisis multitemporal.

Según el estudio, el área glaciar perteneciente al municipio de Irupana fue el más afectado, con una pérdida del 60.5%, en el municipio de Palca fue el segundo más afectado perdiendo 44.8% de su área glaciar y por último el municipio de Yanacachi con 25.6% de perdida glaciar.

Palca vulnerable

Adaptación, represas y cosecha de agua

 

El agricultor David Quispe ha percibido que en Retamani, donde tiene sus cultivos, hay más agua que antes. Cree que es porque el Mururata se está derritiendo “más que antes”.

“Hay épocas en que mucha agua suelta, más que todo cuando hace mucho calor”, explica. Sabe que el cambio climático es el problema. A él como a otras familias de su comunidad ya les han hecho conocer que el glaciar está desapareciendo.

Para Quispe una alternativa es construir pequeñas represas para colectar el agua de la lluvia.

Su vecina Dora Tola Pugro, de la comunidad Choquecota, donde el agua del Mururata llega sin pausa porque está ubicada en las faldas de ese cerro, piensa que “de aquí a 10 años, se va a perder esa agua”.

“Nosotros, en el municipio, pensamos hacer unas represas para captar el agua de la lluvia. Eso es para harta plata, estamos buscando proyectos de la Gobernación (de La Paz)”, dice contundente.

Están dentro de un plan piloto del Sistema Agroclimático, que emite alertas tempranas útiles para el productor, implementado por el Banco de Desarrollo Productivo (BDP).

El proyecto contempla, en su primera etapa, la construcción del Mapa de Probabilidad de Vulnerabilidad Agroclimática, mediante un portal web interactivo ya desarrollado y que ingresará a pruebas de usuario.

Según, Ariel Zabala David, gerente general del BDP, el sistema toma datos históricos del clima y desastres para identificar el riesgo de diversos eventos climáticos como sequías, heladas o inundaciones, así como su magnitud.

DSCN8210

Un plan de adaptación

Consultamos al ministro de Medio Ambiente, Juan Santos Cruz, sobre la estrategia o plan de adaptación al cambio climático del gobierno, respondió que si hay un plan que se está ejecutando.

“Tenemos varios ejes. El cambio climático está generando eventos climáticos en diferentes regiones del país durante el año. En el oriente del país, tenemos época fuerte de sequías e incendios que ya hemos controlado con Defensa Civil”, aseguró.

En tanto en la región andina, “las sequías y la granizada provocan desastres que perjudican la producción agrícola”. “Estamos iniciando una época de intensas lluvias, se vienen las inundaciones, pero vamos anticiparnos de manera responsable”, dijo.

“Esta investigación fue realizada en el marco del Fondo Concursable Spotlight XI de Apoyo a la Investigación Periodística en los Medios de Comunicación que impulsa la Fundación Para el Periodismo”.

Visto 1704 veces Modificado por última vez en Miércoles, 29 Diciembre 2021 06:44

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc