Viernes, 20 Noviembre 2015 17:33

Hogares de acogida privados funcionaron sin regulación más de una década en La Paz

Escrito por

En junio de 2015 la Gobernación de La Paz promulgó el Decreto Departamental 59 que regula, por primera vez, el funcionamiento de estos centros. De 15 casas de acogida notificadas, sólo el Hogar de niños Bicentenario, dependiente de la Alcaldía paceña, está acreditado.

 Carla Hannover / La Paz  

“La Paz no tenía una regulación para el funcionamiento de las casas de acogida privadas. Recién en junio de este año se ha promulgado un Decreto Departamental (59) para normar el trabajo de estos centros”, explica César Hidalgo, jefe de la unidad de Acreditación y Control de Centros, del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), oficina que en mayo de este año inició una reestructuración con la que intenta subsanar vacíos identificados en diversas áreas de su competencia.

Esta reestructuración se dio luego de que se conociera, en octubre de 2014, la muerte del bebé Alexander, de ocho meses de edad, mientras se encontraba bajo el resguardo del hogar Virgen de Fátima (hoy Niño Jesús), dependiente del Sedeges. “El caso ha dejado al descubierto una serie de irregularidades en el manejo de estos centros”, señaló entonces a la prensa el Defensor del Pueblo, Rolando Villena.

La unidad que Hidalgo encabeza fue creada apenas en junio de 2015. “Antes no se había abordado de manera seria la supervisión de las casas de acogida privadas. Sólo se contaba con una persona para otorgar acreditaciones y vigilar su funcionamiento”. Ahora la oficina cuenta con un equipo conformado por trabajadoras sociales, psicólogos y abogados que deben encargarse de supervisar el funcionamiento de las casas de acogida privadas y de las guarderías en todo el departamento.

En La Paz, el Servicio de Gestión Social, dependiente de la Gobernación, tiene a su cargo únicamente tres hogares para niños y adolescentes: José Soria, Niño Jesús y Centro Educativo Integral Félix Méndez Arcos (Ceifma), además de hogares para personas de la tercera edad y con discapacidad o de reinserción para hombres y mujeres que salen de las cárceles.

Producto de esa reestructuración, Hidalgo explica que a la fecha su oficina ha contabilizado, en todo el departamento, 71 centros de acogida para niños, adolescentes, personas con discapacidad y adultos mayores. De éstos, 15 son hogares para niños de todas las edades y sólo uno, el albergue Bicentenario de Mallasa dependiente de la Alcaldía paceña, está acreditado. “Al resto se le ha dado un plazo de 20 días para que cada uno regularice su situación; varios ya nos han enviado sus carpetas”.

En la mayoría de los casos, los niños que llegaban a esos hogares privados eran trasladados desde los albergues transitorios con el consentimiento de sus padres o familiares. Pero, “al no ser niños institucionalizados, es decir niños bajo tutela del Estado, era muy difícil que fuesen candidatos para adopción”. Por eso, tanto los hogares privados como los públicos comenzaron a presentar sobrepoblación.

Hidalgo explica que desde la creación del Sedeges, en 1999, la legalización de los hogares se realizaba recurriendo a normas internas, pero que no había un seguimiento ni supervisión de su situación real. “Se tomó mayor atención a este tema luego de que se denunciaron hechos de maltrato hacia niños y personas de la tercera edad”. Según un informe del Defensor del Pueblo, publicado en mayo de este año, entre  2012 y 2013 se conoció de "cuatro fallecimientos de niñas, niños y adolescentes que estaban en casas de acogida, uno de ellos aparentemente por suicidio; además hay otras cuatro denuncias de violación (sexual) conocidas por la Defensoría de la Niñez de La Paz”, señaló Villena.

A la fecha el Sedeges ha cerrado la casa de acogida de niños “Kory wawanaca”, que funcionaba en Palca, luego de comprobar denuncias de maltrato. “Los niños que dependían de esa institución fueron trasladados al albergue Bicentenario”.

Para que un hogar de acogida obtenga la acreditación del Sedeges debe cumplir con requisitos básicos de funcionamiento. Deben tener profesionales en psicología, nutrición y educadores que serán evaluados por la unidad de Acreditación y Control de Centros, del Servicio Departamental de Gestión Social. “Además, debe contar con espacios adecuados para el resguardo de los niños, como dormitorios y mobiliarios en buenas condiciones, baños, cocinas y otros servicios básicos adecuados”, indica Hidalgo.

Los hogares del Sedeges estaban hacinados y sin personal

Hogar Jose Soria1

Niñas del Hogar José Soria juegan en el patio. Foto: www.laprensa.com.bo 

“En ésta y anteriores gestiones hemos atravesado por problemas en nuestros hogares, como la sobrepoblación y el hacinamiento, además de la falta de personal especializado”, admite Victoria Alarcón, trabajadora social de la unidad de Administración, Control y Supervisión de centros de Acogida, del Sedeges. Este dato ya lo había dado a conocer el Defensor del Pueblo, quien luego de un estudio daba cuenta de que las casas de acogida de menores de edad, “especialmente las que dependen del Estado, se encuentran en situación de precariedad y abandono”. 

Sobre este tema, Alarcón explica que desde junio su oficina trabaja con más personal para identificar con precisión los problemas de las casas de acogida. Gracias a esto nos percatamos de que uno de los principales problemas en nuestros hogares era la presencia de un importante número de población estancada, lo que derivaba en el hacinamiento”.

Los niños que llegaban a los hogares transitorios (que dependen del municpio) por maltrato o abandono, eran directamente enviados a las casas de acogida, sin antes verificar si tenían algún familiar que pudiera cuidar de ellos. “No se cumplía la Ley 548, Código Niño, Niña y Adolescente, que establece que la institucionalización de los niños es el último recurso. Lo que se ha hecho desde junio es buscar alternativas. En muchos casos nos hemos reunido con la familia de origen o la familia extendida y les hemos concientizado para que asuman la responsabilidad de los menores desde un principio; hay familias que prefieren que sus hijos estén en una casa de acogida mientras son muy pequeños y los recogen cuando ya son un poco más grandes”.

Se ha trabajado asimismo en la agilización de trámites de adopción. “La  mayoría de las solicitudes viene de familiares en segundo o tercer grado de los niños; esas adopciones son las que se ha priorizado”, complementa Isidro Fernández, jefe de unidad de Certificación y Psicobiosocial. De enero a junio han sido concretadas 25 adopciones de las 66 solicitudes presentadas. "No se realizaron más porque los trámites deben pasar por el juzgado del menor y en La Paz hay sólo dos que están sobrecargados de trabajo". Los niños que no fueron reinsertados en sus familias, fueron transferidos a otros centros.

Fernández explica que muchos niños mayores de tres años y los adolescentes no son adoptados porque "la gente prefiere un bebé".

Los últimos cinco meses, el Sedeges ha contratado a personal especializado, “pues antes no se contaba ni con el suficiente ni con el indicado para asumir esta responsabilidad”, sostiene Alarcón. La funcionaria admite que queda mucho por hacer, comenzando por la escasez de recursos económicos. “El Sedeges tiene un presupuesto anual de 10.919,230 millones de bolivianos que se destinan para la manutención de 14 casas de acogida, el pago de becas de alimentación para niños de otros hogares con los que el Sedeges tiene convenio y sueldos para los profesionales que trabajan tanto en los hogares como en la oficina central”.

Sobre el dinero diario para la manutención de cada niño, no se ha obtenido la respuesta pese a la insistencia de La Pública. Sólo como referencia se tiene el caso de Santa Cruz, donde los hogares reciben Bs 15 por día y por niño.

Visto 2710 veces Modificado por última vez en Viernes, 27 Noviembre 2015 11:36
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc