Sábado, 02 Abril 2016 17:16

Agetic, un Cadillac en medio del desierto

La paradoja va más allá del Gobierno Central, pues hablamos de un corpus de entidades públicas del Estado que lejos de apostar a la apertura de la información pública al ciudadano (derecho consagrado en la Constitución Política del Estado), ha mantenido (y en algunos casos, “innovado”) el secretismo. Gobiernos y administraciones que no tienen la predisposición política de asumir la transparencia, la rendición de cuentas y la participación ciudadana como base fundamental de su quehacer cotidiano.

Una de las piezas faltantes para lograr que el gobierno evolucione hacia un gobierno abierto es el contar con buena legislación de acceso a información. Dicha legislación --una ley de transparencia y acceso a la información pública-- no existe en Bolivia, y sería importante contar con ella como un complemento vital para la estrategia de Gobierno Electrónico.

A los ciudadanos que asistieron a ver un plan de gobierno electrónico se les hizo perder el tiempo de manera miserable. Pues lo que se vio y escuchó fueron conceptos básicos, para lo que no era necesario malgastar el tiempo de la gente. La ciudadanía merece saber, y para saber, en este caso, los servidores públicos tienen el deber de informar de manera correcta y no escurrir el bulto, como se ha hecho en esta ocasión.

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc