Miércoles, 29 Octubre 2014 09:59

Kuaa, tecnología del siglo XXI en colegios del siglo XIX

Escrito por

La precaria infraestructura de gran parte de las unidades educativas públicas del país dificulta la implementación del aula virtual que propone el Gobierno con la entrega de las portátiles. Maestros, alumnos y expertos en el área educativa critican la improvisada entrega de los equipos.

Iblin Linarez, Fabiola Gutiérrez, Santiago Espinoza

“Son unos regalita quita-quita. Primero nos dijeron que las computadoras eran para nosotros y ahora resulta que no nos las podemos llevar a casa”, señala Juan José resignado en su aula. Le costó entender que la computadora portátil, que el Gobierno le había dado a mediados de septiembre, lo mismo que a sus compañeros del último curso de colegio, no era tan suya como aseguraba la propaganda que acompañó la campaña de entrega de los equipos. El entusiasmo inicial se disipó pronto, también por la precaria infraestructura de muchos de los colegios públicos del país que ni enchufes suficientes tienen para recargar las baterías.

[youtube height="560" width="740" align="none"]https://www.youtube.com/watch?v=FZSZqsemDxo[/youtube]

En agosto de este año el presidente Evo Morales anunció una inversión de más 65 millones de dólares para la entrega de 160 mil computadoras portátiles Kuaa a estudiantes de sexto de secundaria de colegios públicos y de convenio del país. Con esa iniciativa, además de la creación de primera ensambladora de computadoras del país en 2013 y la dotación de computadoras a profesores, se anunciaba también una revolución tecnológica, pues la entrega de los equipos plantea una nueva forma de encarar la educación, a través del aula virtual.

Sin embargo, al menos por ahora, los equipos sólo han puesto en evidencia el descuido en el que permanecen las infraestructuras educativas y la poca coordinación que el Estado lleva adelante con los municipios, que son los que administran los establecimientos, y con los maestros, quienes desde la entrega de los equipos tendrían que haber modernizado su forma de impartir las clases. Ambos temas están pendientes.

Por ahora, y al menos durante esta gestión, poco o nada se puede hacer. Primero, por el poco tiempo que queda para que finalice el año escolar, y, segundo, porque desde el Gobierno se rehúsan a mirar el problema a fondo. “Se ha instalado todo. Se ha concluido con el tema de los enchufes, con lo que los estudiantes pueden usar las computadoras”, respondió el viceministro de Producción Industrial a Mediana y Gran Escala, Camilo Morales, en entrevista con La Pública.

Colegios construidos entre el siglo XIX y el XX

Lpz colegioPanorámica de la Unidad Educativa Rafael Mendoza castellón de El Alto FOTO: Imagen tomada del sitio del establecimiento.

“Cuando llevamos nuestros cortapicos podemos usar las computadoras, si no, imposible pues se descargan. En las aulas no tenemos suficientes enchufes”, contó un grupo de estudiantes entrevistados por La Pública. ¿Deben llevar sus cortapicos? “Así es”, corroboró la información Efraín Pérez Villarreal, director de la Unidad Educativa Rafael Mendoza Castellón, de El Alto, quien asegura que con la infraestructura del establecimiento es prácticamente imposible hacer uso de todas las máquinas. “Hay cursos en los que la Alcaldía ni siquiera les ha instalado enchufes y si hay, éstos no tienen electricidad”. Similares historias contaron estudiantes y maestros de Cochabamba y Santa Cruz.

“Tuve que realizar con mis propias manos la instalación provisional de algunos enchufes para poder cargar las computadoras, pero al tercer día (de entregados los equipos) los chicos destrozaron los enchufes de lo furiosos que estaban”, explicó la directora del colegio cruceño “José Malki” Fe y Alegría II, la religiosa Paula Arroyo. “Les dijeron a los alumnos que las computadoras eran para ellos, los emocionaron y ahora están frustrados y decepcionados porque no se las pueden llevar a casa”.

La falta de una adecuada infraestructura también se siente en Cochabamba. “Tenemos aulas, pero no están diseñadas ni preparadas para el uso correcto de las computadoras Kuaa. Sabemos muy bien que, en cualquier momento, las baterías de las computadoras se agotan y hay que cargar. Nuestros ambientes no están preparados para hacer esto con todas las computadoras (por la falta de tomas de corriente y otros accesorios complementarios). Tampoco tenemos acceso a internet”, contó Celestino Orellana, director Unidad Educativa 23 de Marzo

“La Alcaldía, que es la responsable (de acondicionar la infraestructura y equipamiento de los unidades educativas fiscales), tendrá que preparar aulas para el año, porque, además, en este establecimiento funcionan tres unidades educativas y un centro técnico”, agregó el profesor.

Lpz enchufesLa empresa Quipus instaló cuatro enchufes en cada aula de la U.E Rafael Mendoza Castellón de El Alto. FOTO: Iblin Linarez

Si bien es preciso mejorar y modernizar la enseñanza en el país, el pedagogo Adolfo Vega explica que los establecimientos donde ya han llegado las computadoras no están listos para aprovecharlas. “Deberían haberse implementado laboratorios especializados. Los establecimientos bolivianos han sido construidos en el siglo XIX y parte del XX y ésa es una de las principales fallas. Estos lugares no están preparados para el adelanto tecnológico que supone impartir clases con computadoras portátiles”, señaló el experto y agregó: “Se debió atender mucho antes las falencias técnicas. Además, hemos observado que en algunas áreas rurales ni siquiera hay energía eléctrica”.

Al menos 21 unidades educativas del departamento de Potosí viven esa situación. “Los establecimientos carecen de energía eléctrica para el uso de las computadoras portátiles, por lo que deberán esperar hasta que se solucione este problema para recibir los equipos”, se lee en una nota publicada por el diario El Deber. Similar situación sucede en el colegio Omasuyos, del municipio paceño de Achacachi, donde además no hay un lugar para resguardar las computadoras que deben serles entregadas. “No hay un ambiente, tampoco hemos recibido las clases para el manejo de las mismas. No sabemos nada”, explica el profesor de historia, Rodolfo Pérez, quien agrega que tampoco se han instalado los enchufes, como dice el viceministro Morales.

Lenta formación de los que deben enseñar

Lpz capacitacion maestrosEn medio de tomacorrientes, un técnico de la empresa Quipus capacita a maestros del municipio de Copacabana FOTO: Carla Hannover

Han pasado más de dos meses desde la entrega pública de las primeras Kuaa y los técnicos de Quipus capacitan a los maestros ahora mismo.

“En las clases que están pasando los profesores se les enseña el manejo de las Kuaa, aunque también deben recibir capacitación pedagógica para poder impartir las clases sin necesidad de usar el pizarrón y los cuadernos. Este mes los maestros del área rural comienzan con la capacitación técnica”, explicó Pérez. El día en que La Pública visitó la Unidad Educativa Rafael Mendoza Castellón encontró a un grupo de profesores del municipio de Copacabana en pleno taller. En esa clase, los maestros recibían instrucciones incluso para el encendido de la máquina, el manejo de los programas y de algunas características de los equipos. “Hemos recibido capacitación técnica, pero aún falta la capacitación pedagógica para trabajar las materias desde las computadoras. Aún no hay cronograma para esos talleres”, informó el director del colegio alteño. Por ello, mientras estas clases no se hayan impartido tanto para maestros de la ciudad como del área rural, no se podrán impartir las materias desde las computadoras en el aula.

¿Por qué no se coordinó con las Alcaldías la implementación de enchufes, al menos? “Era lo ideal”, responde Pérez, quien al igual que sus colegas de otros establecimientos fue sorprendido con el anuncio de que debía recibir los equipos.

Para evitar esos inconvenientes, el municipio de La Paz ha solicitado al Gobierno que la entrega sea paulatina, pues antes se debe coordinar la instalación de la red y las condiciones de seguridad. “Quipus tiene que instalar los dos pisos tecnológicos (enchufes y sistema de red), lo que hará hasta el 31 de diciembre; ¿para qué, entonces, nos van a entregar las computadoras ahora??”, reacciona Erlinda Quispe, oficial mayor de Desarrollo Humano, luego de que la ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Teresa Morales, asegurara que no existe voluntad de las autoridades ediles para acelerar la entrega de las Kuaa.

¿Quién cuidará las compus?

Lpz directorEl director de la U.E. Rafael Mendoza Castellón tiene las computadoras Kuaa apiladas detrás de su escritorio FOTO: Carla Hannover

Son las 10.30, terminó la clase de música y cuatro alumnos de sexto de secundaria de la Unidad Educativa Rafael Mendoza Castellón cargan 10 laptops Kuaa e ingresan a la dirección para devolverlas. Las dejan sobre un sillón. El director deberá acomodar los equipos detrás de su escritorio. La oficina se ha vuelto un improvisado depósito. “Ni el portero quiere cuidarlas porque es mucha responsabilidad. Si se pierde una, yo debo responder. No puedo salir de la dirección y si tengo que ir a hacer algún trámite prefiero dejar la oficina bajo llave”, explica Pérez.

Similar situación ocurre en el colegio Luis Espinal, también de El Alto, “donde las computadoras están apiladas bajo llave en el laboratorio de química”. “La directora no quiere prestárnoslas porque dice que los maestros deben ser capacitados primero”, señalaron los estudiantes de ese establecimiento durante un taller sobre el software libre desarrollado en la Vicepresidencia del Estado. “Ya estamos resignados, nosotros no las usaremos, quizá la promoción del siguiente año”.

En el caso del colegio 23 de Marzo, en Cochabamba, el director Orellana contó que los estudiantes usaron las portátiles únicamente en el acto de entrega (el 7 de octubre. “Desde entonces están guardadas en la sala de reuniones”.

A estas alturas, ninguno de los beneficiados luce como en la propaganda gubernamental. Los alumnos que entre noviembre y diciembre dejarán el colegio, porque creyeron que las portátiles eran suyas y no es así, y ni siquiera han podido probar su utilidad en el aula por las razones descritas. Los directores, porque deben cuidar decenas de costosos equipos sin que existan medidas de seguridad para evitar sobresaltos. “Nadie tomó en cuenta las medidas de seguridad para los equipos ¿Y si las roban? O ¿si se estropean? Nadie nos preguntó si queríamos hacernos cargo de estos equipos, es peligroso tenerlos así”, traduce Pérez la preocupación de sus colegas. Y los maestros, porque aún no ha podido implementar el aula virtual en sus clases; saben que seguramente lo harán en el futuro, pero no pocos sienten pena por sus alumnos que han sufrido la decepción más grande. “Ha sido como servirles la torta y luego decirles que es sólo para la foto, que deben devolverla sin probarla”.

Resistentes al agua; pero no a los estudiantes 2.0

Las computadoras Kuaa tienen una serie de cualidades. “El hardware es antirrobos, se bloquea si no se reporta por dos días al sistema; los equipos son resistentes al agua, tienen microscopio y cuentan con un lápiz óptico”, explicó la ministra Morales durante un encuentro con la prensa en la que llegó a derramar un vaso de agua sobre una Kuaa. Sin embargo, no parece haber barreras frente a jóvenes deseosos y preparados para explorar en la tecnología.

A mediados de octubre fue noticia el caso de un estudiante tarijeño que violó el sistema de seguridad “para borrar el Windows 8 y el software libre del equipo y cargar un Windows 7 trucho”, informó la ministra Morales. “Le ha puesto un antivirus, trucho también, y nada sería eso, ha borrado los 2.000 libros, los 40 paquetes de aplicación y ha instalado juegos y videos porno. Este estudiante inutilizó un equipo que está valorado en 412 dólares”, agregó molesta la autoridad.

Por ahora, desde la ensambladora Quipus se trabaja en un sistema de seguridad, para que no se repita ese incidente. Y funcionarios del Ministerio de Desarrollo Productivo anunciaron la creación de una reglamentación para el uso, en tanto analizan una sanción.

[youtube height="560" width="740" align="none"]http://www.youtube.com/watch?v=D55p8ooQU4w[/youtube]

Sabor a engaño…

La campaña de entrega de las portátiles Kuaa estuvo acompañada por una serie de propagandas en las que el Gobierno daba a entender que los equipos eran un regalo del Presidente a los alumnos. La iniciativa fue criticada por representantes de la oposición, quienes aseguraron que con esta entrega el partido de gobierno estaba realizando campaña política en los colegios.

Sin embargo, días después de entregadas las computadoras, los padres de familia salieron a las calles molestos porque los directores de los establecimientos no dejaban que los estudiantes se lleven los equipos a sus casas. “Las laptops tienen los nombres de nuestros hijos y por lo tanto les pertenecen”, aseguraba una madre de familia durante una de las protestas.

El Presidente dijo que “nos estaban regalando las computadoras, pero no ha sido así. Parece que ha sido por campaña nomás, pues la entrega en Cochabamba fue solo cinco días antes de las elecciones (generales del 12 de octubre)”, señaló Miriam, alumna del colegio 23 de Octubre de Cochabamba. Su compañero Joel acotó que sería mejor que, para las siguientes entregas, “informen mejor a los estudiantes y a los profesores, para que no les pase como a nosotros, que ya no hemos podido aprovecharlas”.

Tras los reclamos, el Gobierno salió a explicar que es cierto que cada equipo tiene el nombre de cada estudiante, pero no porque sean un obsequio, sino porque así se sabe y se controla a quienes están trabajando y cada quien pueda recoger las tareas, dar examen, resolver preguntas y otras actividades que requieren la personalización del usuario.

“Se trata de un tema del manejo del aula digital. Eso se les ha aclarado a los padres en diferentes reuniones”, señaló el viceministro Morales. En todo caso, semanas después del primer anuncio por los medios, el Gobierno modificó la propaganda estatal para dejar en claro las características de los equipos y por qué éstos deben permanecer en los colegios.

“Regalar la computadora Kuaa a los alumnos de sexto de secundaria no sólo impediría atender la provisión a todo el ciclo, como se ha programado, sino que privará del acceso a la tecnología y el conocimiento a los alumnos que están en los cursos inferiores”, se lee en un comunicado de prensa del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Karina, joven estudiante alteña, dice que ha entendido que no se pueda regalar computadoras cada año; pero que eso no impide que se sienta utilizada por el Gobierno. "Nos usaron para conseguir votos y esto me da rabia".

Las últimas entregas se han producido en 15 de octubre en Oruro y el 27 de octubre en Sucre. El año escolar, el último para los jóvenes de sexto de secundaria, terminará entre el 31 de noviembre y el 17 de diciembre, salvo Potosí que tiene revisto terminar el 29 de diciembre, según disposiciones del Ministerio de Educación.

Leer también:

http://www.lapublica.org.bo/opinion/item/289-frankenstein

Visto 3477 veces Modificado por última vez en Viernes, 31 Octubre 2014 17:21
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc