Martes, 06 Mayo 2014 13:58

Cochabamba compite para Miss Contaminación

Escrito por

La ciudad es una de las 10 más contaminadas de América Latina, sufre de disminución de lluvias y de flora, lo que provoca que gran parte del año haya menos humedad, cualidad necesaria para mantener la salud de las vías respiratorias. La culpable tiene nombre: PM

María Julia Ruiz / Cochabamba

Datos obtenidos y elaborados por Alejandra Jaldín Meruvia, Milton Caballero y Daniel Castro

Hoy puede ser martes o cualquier día hábil de la semana. Son las 6.30, usted se levanta de la cama, se despereza y toma impulso para iniciar su día; respira profundamente y se siente con energía, pues efectivamente es lo que el acto de respirar permite a su organismo: producir energía para moverse, pensar, vivir.

El desayuno le sumará otro tipo de energía, claro, pero si bien usted podría esperar horas y hasta días para alimentarse, del oxígeno no puede prescindir ni un segundo. De hecho, el aire vital se ha almacenado durante el sueño, porque usted no ha dejado de respirar, ya que de lo contrario no estaría vivo; pero lo está y con eso ya tiene la motivación para continuar el día y, qué bueno, seguir respirando…

Pero usted tiene una particularidad en contra: vive en Cochabamba, la ciudad más contaminada de Bolivia y una de las que encabeza la lista en rojo del continente americano, como lo demuestra el informe más reciente de Clean Air Institute, según la Asociación Interamericana para Defensa del Medio Ambiente (AIDA). Según dicho informe, Monterrey, Guadalajara y el Distrito Federal (México), Cochabamba (Bolivia), Santiago (Chile), Lima (Perú), Bogotá y Medellín (Colombia), Montevideo (Uruguay) y San Salvador (El Salvador) son las 10 ciudades con el aire más contaminado en América Latina. En todas ellas, los niveles de contaminación están por encima del estándar de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Pero, ¿cómo contaminamos?

Cuando oímos hablar de contaminación, los cochabambinos y los que habitan en esta ciudad solemos ignorar la realidad. La contaminación parece un término de científicos, para las estadísticas, que a lo mucho nos afecta cuando se encienden fogatas en San Juan; pero esto sucede una vez al año, ¿no? Luego, el humo “se pasa nomás”, para qué preocuparse, si por lo demás, las autoridades deben atender el problema.

Son las 07.30, usted ya ha tomado el desayuno y tiene que salir a trabajar, internarse por las arterias de la ciudad para llegar a destino. Si toma un transporte público, lo más probable es que en algún momento atraviese por el centro de la urbe, por donde circula la mayor cantidad de motorizados, con la consecuente lentitud en el flujo. ¿No se siente afectado? Usted cree que ir en vehículo propio es una ventaja. Pero no crea, pues la cadena de trufis, micros y taxitrufis le impiden avanzar y le obligan a acelerar y desacelerar más veces de lo necesario, con lo que no sólo que contamina sino que inhala ese aire viciado que envuelve a todos.

Pero planteemos una situación más: usted utiliza una bicicleta, así que su posibilidad de seguir rutas más despejadas es una ventaja. No tiene nada de qué preocuparse. ¿O sí?

Ocurre que todos: pasajeros, conductores, pedalistas, peatones, personas que no salen de casa… todos estamos respirando. Y lo que en Cochabamba se respira es una inmensa cantidad de PM 10. Los expertos en el tema lo mencionan como si fuera de dominio común y quizás por eso usted piensa en la Policía Militar. No le preocupa ni un poco saber más, pues ya lo dice el refrán: ojos que no ven, corazón que no siente; palabras tan solo, pues corazón y pulmones sí que sienten, aunque usted no se dé cuenta.

PM 10 responde a las palabras en inglés Particulate Matter, pequeñas partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, metales como silicatos y aluminatos, cemento y/o polen, dispersas en la atmósfera, y cuyo diámetro es menor que 10 µm. ¡Eso sí que suena raro! Para ilustrarle la figura, sepa que son tan pequeñas que pueden caber 60 veces en el diámetro de un cabello humano. Por eso no las vemos; pero que existen, existen.

De mal en peor

Deben ser cerca de las 08.00 de la mañana, y usted todavía está enfrascado entre los automotores y respirando PM 10. Probablemente, varios de esos motorizados son chutos, así que no cuentan con las condiciones mínimas para evitar la emisión de gases tóxicos y nocivos, algo que para Cochabamba representa el 90% de la fuente de contaminación ambiental, señala Alaín Terán, analista de la Empresa Municipal del Aire (EMAire).

Puede haber causas naturales de contaminación del ambiente; pero hasta aquí resulta claro que los principales factores somos los humanos a través de nuestras acciones despreocupadas con el entorno.

Entre las 09.00 y las 12.00, el material particulado se asienta un poco y podemos respirar un tanto mejor. Pero llegada la hora de salida de trabajos y centros de estudio, la hora pico del mediodía, si bien por las condiciones térmicas el nivel de PM 10 debería bajar su concentración en el ambiente, la polución será incluso mayor que la que respiró a las 08.00; más aún si pasa, por ejemplo, por la avenida San Martín y Heroínas, y sus calles aledañas. El intenso movimiento de la gente provoca el fenómeno.

2 indice contaminacion cbbaÍndice de Contaminación Atmosférica (ICA) a partir de la medición de material particulado (PM10) en la Gestión 2013, en la Estación de Parque Kanata. Gentileza de Alaín Teran - Red MoniCA

 

En un artículo publicado, en el periódico Unión Guanajuato que traduce la preocupación por la alta contaminación de las ciudades de ese país, hay varios cuadros comparativos de 22 metrópolis de 12 países de América Latina. Pues Cochabamba compite para Miss Contaminación por la concentración promedio anual de la nociva mezcla de dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre, ozono y PM 10.

¿Qué sucede en el sistema respiratorio?

El médico Alfredo Maldonado, especialista en neumología y ex presidente de la Sociedad Boliviana de Neumología, explica que la función de este sistema es la conducción del aire a través de una vía que, comenzando por la nariz pasa a la faringe, a la tráquea, a los bronquios y finalmente a los pulmones, donde se opera un proceso de intercambio de gases respiratorios: estos órganos toman oxígeno y eliminan el producto de combustión, es decir dióxido de carbono.

Cuando usted respira, si la nariz le funciona bien acondicionará el aire dándole una temperatura adecuada, humedad suficiente y filtraje básico; y le permitirá sentir aromas; si éstos son irritantes, la nariz puede advertirle de que algo nocivo va a ingresar a su organismo, aunque tal sensibilidad no le permite saber que respira aire contaminado y que, al llegar a los pulmones, lo nocivo se abre una puerta para ingresar a todo el sistema orgánico.

Son las 18.30 y usted, como cientos de ciudadanos, vuelve a la vorágine vehicular para retornar a casa: otro momento pico de contaminación. Finalmente llega a su destino y al caer la noche suspira aliviado. Confirmará que, a pesar del agitado día, sus pulmones siguen funcionando lealmente y siguen siendo una fuente de energía y purificación esencial. Quizás le sirva saber que sus pulmones toman menos de medio litro de aire por respiración, pero a lo largo del día esa sustancia suma cantidades inmensas. “Los pulmones son los órganos de mayor contacto con la naturaleza, porque se procesan miles y miles de litros de aire que ingresan y salen de los pulmones cotidianamente, a través de horas, días, meses y años, sostenidamente”, describe Maldonado.

Es probable que, a estas alturas, esté pensando usted en trasladarse a un lugar donde pueda respirar mejor, donde haya más vegetación. Una opción es ir a las faldas del Parque Nacional Tunari: allí se pueden construir unos caserones con buen espacio y qué importa talar unos cuantos arbolitos más…

Sucede, sin embargo, que muchos ya han tenido la misma idea y la verde campiña cochabambina sufre los efectos. Son los otros pulmones, esos que son fundamentales para que haya vida en el planeta, los que van desapareciendo con el avance indiscriminado de la urbe. El Parque Tunari corre cada vez más riesgos de perder su cualidad de vida y Cochabamba sufre un proceso lento de semidesertización.

La ciudad, fundada prácticamente sobre un lago, con clima favorable y precipitación pluvial mucho más rica que ahora, además de amplias áreas de vegetación, con el tiempo se ha ido degradando. Esta disminución pluvial y de flora provoca que gran parte del año haya menos humedad, factor “desfavorable para la salud de las vías respiratorias”, remarca Maldonado.

Visto 5825 veces Modificado por última vez en Miércoles, 07 Mayo 2014 19:20
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

Más en esta categoría: ¿Por qué sufre tanto Cochabamba? »

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc