Viernes, 18 Septiembre 2015 12:28

Violencia sexual infantil, un delito que comienza en casa

Escrito por

En lo que va del año, 133 niños paceños han sido víctimas de abuso sexual. En más de la mitad de los casos la agresión se ha producido en los hogares de los niños y por personas del entorno familiar. Más alarmantes son las estadísticas a nivel nacional: a diario, 16 niños, niñas y adolescentes son víctimas de abuso, situación que se agrava si se toma en cuenta que la justicia no actúa de forma oportuna.

Carla Hannover / La Paz

El pupitre de Margarita (nombre ficticio) había quedado vacío desde marzo. Ya era junio y Susana, su profesora, al fin había logrado dar con el paradero de la niña de 12 años. Cuando tocó el timbre de la casa, grande fue su sorpresa al ver que su estudiante la recibía con una enorme barriga. Margarita había sido abusada sexualmente por su padrastro y estaba embarazada.

La historia de Margarita no es la única, pues de enero a septiembre de este año un total de 133 niños y niñas del municipio de La Paz han sido víctimas de abuso sexual. De esa cifra, poco más del 50% de los casos corresponden a niños víctimas de algún miembro de su familia. “En algunos de los casos, como el de Margarita, se ha tenido a la madre como cómplice y nos hemos enterado del drama por los profesores. Es difícil comprender cómo una madre puede anteponer una relación amorosa a la seguridad de sus hijos”, comenta Erlinda Quispe, secretaria municipal de Desarrollo Social, oficina que tiene a su cargo las Defensorías de la Niñez y la Adolescencia y de los Servicios Integrales Municipales (SLIMS).

A los 133 casos de abuso sexual se suman 28 de estupro que han causado que las adolescentes víctimas quedasen todas embarazadas, además de otros dos casos de proxenetismo. “Preocupa que del total de casos registrados en La Paz, sólo tres hayan llegado a sentencia. El resto ha quedado en procesos que dan para largo, dado que las condiciones que ofrece el sistema de justicia no son las mejores”, explica Quispe, quien no tarda en advertir sobre la falta de personal en el juzgado del menor.

albergue mallasa

Panorámica del albergue de Mallasa donde son trasladados los niños víctimas de violencia. Foto:GAMLP

En el caso de La Paz, los niños, niñas y adolescentes tienen a su disposición un solo juzgado del menor para atender diversos casos que llegan de todo el departamento, incluidas las provincias. El problema se agrava cuando muchas de las víctimas de violación no llegan siquiera a ser atendidos por los médicos forenses. “En La Paz tenemos únicamente tres especialistas que atienden desde autopsias hasta otros casos de maltrato. Faltan manos”, afirma Quispe. Según datos del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), estos tres médicos trabajan por turnos para atender así las 24 horas y cada uno se encarga a diario como mínimo de cinco autopsias.

La Paz no es la única ciudad con altos índices de violencia sexual hacia niños. En Sucre, por ejemplo, las defensorías de la niñez han informado que cada día un niño o niña es víctima de alguna agresión sexual. Entre enero y julio de este año, la oficina registró 202 casos de violaciones sexuales en ese municipio. De esa cifra, el 77% de los casos tiene como agresores a los familiares, principalmente a los padres, se lee en un artículo del diario Correo del Sur.

Peor aún es la realidad en Santa Cruz. Datos de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) indican que durante los primeros seis meses de esta gestión se registraron 638 casos de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes, informó el representante departamental de la Defensoría del Pueblo, Hernán Cabrera. “Esto implicaría que lamentablemente en esta ciudad se estaría violando a entre 3 y 4 niños, niñas y adolescentes por día”. Uno de los casos que conmocionó al municipio cruceño recientemente es el de una niña de ocho años que habría sido abusada sexualmente por su progenitor, que quedó en estado crítico luego de presentar una alergia expandida en todo el cuerpo, la que fue provocada por la inyección antirretroviral que le suministraron como medida preventiva para evitar cualquier contagio de VIH.

En Bolivia se registra a diario 16 casos de violencia sexual infantil

Las cifras a nivel nacional agravan el panorama. Según datos de la Defensoría del Pueblo, cada día 16 niños, niñas o adolescentes sufren algún tipo de agresión sexual. De enero a junio de este año, la oficina contabilizó un total de 400 casos en todo el país. Debido a esta cifra, la institución llamó a otros organismos del Estado a firmar un acuerdo nacional para enfrentar la violencia contra los menores.

Sin embargo, lejos sumar acciones en favor de la niñez, las autoridades nacionales respondieron a la alarmante noticia invalidando al Defensor, y el Observatorio de Seguridad Ciudadana rebajó la cifra a cinco casos de vejaciones sexuales a menores por día.

Verdad o no, lo cierto es que hasta la fecha cientos de esos casos “se han quedado en procesos y las autoridades están lejos de brindar la protección que merecen nuestros niños. Han optado por no mirar el problema”, sostiene Quispe. “Si en el entorno familiar se sufre violencia, ya sea psicológica o física y ésta se naturaliza, estamos a un paso de que se convierta en violencia sexual”, considera. 

El trauma

Una vez sentada la denuncia de violación, Margarita y su hermanito de ocho años fueron trasladados al albergue de Mallasa, ubicado al sur de La Paz, dado que el menor también había sido abusado por el padrastro. Hace poco, la niña dio a luz, “pero ve a su hijito como si fuera un muñequito. Éste es uno de los casos más complicados y duros que hemos recibido en la defensoría”, dice Quispe.

Cuando llegan niños víctimas de abuso sexual, se les hace un estudio forense y un estudio psicosocial. El psicólogo se encarga de este último en una cámara Gesell, donde se graba toda la declaración del menor. Este material es el que se usa en los juicios, a fin de no revictimizarlos. Por otro lado,  los profesionales en temas jurídicos se encargan de llevar adelante la denuncia en la fiscalía para que el agresor, que por lo general es identificado, sea detenido.

A Margarita y su hermano les espera un largo trayecto para salir del trauma que les ha dejado el padrastro. “Ella está siendo atendida con terapias psicológicas a largo plazo, dado que los niños que sufren abuso sexual deben superar una serie de problemas emocionales debido a la desconfianza enorme que sienten hacia los adultos”. Se intenta dar la misma atención a los niños víctimas que no van al albergue.

“Hay adolescentes que resultan embarazadas y que directamente no quieren ni ver a sus hijos; en esos casos coordinamos con los hogares de menores que dependen de la Gobernación para qu acojan a los bebés. Hay otros casos en los que no encontramos albergues porque están llenos y madre e hijo se quedan en los transitorios, lo que dificulta la rehabilitación”, lamenta.

Volver al artículo principal
Visto 4675 veces Modificado por última vez en Viernes, 09 Octubre 2015 19:24
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc