Jueves, 23 Abril 2015 15:41

Violencia y más violencia

Violencia en las redes. Violencia en las redes. www.etcetera.com.mx

No somos conscientes todavía sobre cómo la violencia se ha filtrado en nuestro léxico, en nuestra forma de expresar puntos de vista y cómo esta situación repercute en nuestro comportamiento. Somos seres agresivos por naturaleza, es cierto, pero somos seres violentos por cultura

Mireya Sánchez Echevarría, docente e investigadora

Hace pocos días, una mujer mató con la mayor crueldad a un perrito, hecho que fue filmado y dado a conocimiento público tanto por los medios de comunicación como por Facebook. Se trata, desde mi punto de vista, de un hecho emblemático porque devela diferentes tipos de violencia inscritos en nuestra sociedad.

No me detengo en analizar la conducta de la mencionada agresora y su falta de sensibilidad con el dolor del animal, pero si resalto dos elementos pasados absolutamente por alto. El primero, la violencia a raíz de este episodio en los medios de comunicación. Llama poderosamente la atención que las imágenes pasadas en su integridad por los diferentes canales y también en Facebook no merezcan el más mínimo reclamo ni observación ni protesta, en razón de una libertad de expresión y comunicación que no encuentra ningún tapujo en socializar esas imágenes de brutal agresividad y violencia, sin cuestionarse que éstas pudiesen ser vistas de manera tergiversada por niños, jóvenes e inclusive adultos.

Nadie se cuestiona los problemas y consecuencias que puede acarrear la transmisión de estos contenidos. ¿Cómo internaliza nuestra sociedad el bombardeo de ese tipo de crónica roja que sustenta a la mayor parte de los noticieros? Desde la sociología, se sabe que la violencia presente en el discurso mediático puede contribuir a atizar los comportamientos violentos, y que la continua exposición a la brutalidad y violencia extrema de las imágenes contribuye también a inmunizar nuestra sensibilidad en contra de la misma violencia. Sin embargo, estas cuestionantes no están en ninguna agenda ni al parecer son de interés para la población.

El otro punto es aún menos cuestionado porque ni siquiera existe una consciencia sobre que este tipo de violencia  se hace más frecuente y es cada vez más aceptado. Me refiero a la violencia en el lenguaje, presente en este caso particular en Facebook y en otras redes digitales. Impresiona la cantidad de mensajes del tipo “esa malnacida”, “vieja...”, “cuidado con la chola”, “que se pudra en el infierno la HdMP”, entre otras que algunos hemos tenido la oportunidad de leer o, más tristemente aun, de compartir en nuestro muro.

No somos conscientes todavía sobre cómo la violencia se ha filtrado en nuestro léxico, en nuestra forma de expresar puntos de vista y cómo esta situación repercute en nuestro comportamiento. Somos seres agresivos por naturaleza, es cierto, pero somos seres violentos por cultura. Baladrón Pazos dice que la violencia es el resultado de la evolución cultural. Lamentablemente la violencia verbal está instalada y normalizada en la nuestra. Nadie se cuestiona, menos aun se escandaliza, si en cualquier “app” se utiliza el insulto; ¿no son insultos las pequeñas muestras arriba señaladas? Además del insulto, la artillería pesada del lenguaje violento se objetiviza en la ridiculización, la burla, la amenaza, la denigración del otro, sólo porque este otro piensa diferente, tiene otros ideales, otro color político, otras opciones sexuales.

Qué fácil reconocer la violencia de la señora de pollera, por la obviedad. Qué difícil reconocer nuestra violencia instalada en las propias expresiones, insultantes, despreciativas, sexistas, racistas, homofóbicas, y para qué continuar si ya es suficiente. Peor todavía: al parecer ahora el hablar desconsiderado, agresivo y violento está plenamente aceptado. Ya no existen más las “malas” palabras, “las personas más inteligentes son las que más las utilizan” dicen las nuevas creencias, lo “políticamente correcto” está en desuso, peor el respeto y la consideración por la dignidad de las personas (digo yo, si por lo menos nos guiara la estética). Esta violencia, considero, es una de las más peligrosas porque pasa desapercibida y está normalizada, por tanto merece toda nuestra atención.

Visto 1132 veces Modificado por última vez en Jueves, 23 Abril 2015 16:53
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc