Artistas y gestores culturales desde hace algunos años vienen haciendo de la presencia virtual una de sus armas predilectas. Muchos de ellos conectados a través de las redes, gracias a sus intereses comunes: la búsqueda de una articulación activa con sus similares y el acercamiento directo hacia la población. Muchos otros, además, buscan llevar el arte a las calles, plazas y barrios.

Hay más de 20 grupos en Facebook que velan por el reconocimiento y cumplimiento de derechos de perros, gatos y otros animales que pueden compartir el mismo techo que las personas; algunos también se preocupan por los que deben vivir en su hábitat y que, a veces, son comprados y enjaulados.

En Bolivia, la realidad de la violencia contra las mujeres es de tal gravedad, que ha sido preciso legislar para castigar y prevenir (Ley 348). La figura del feminicidio merece la pena máxima de 30 años de reclusión; sin embargo, pese a la vigencia de tal norma, las muertes de niñas, adolescentes y mujeres de toda edad no han cesado.

Agosto, mes que en Bolivia suele servir para echar una mirada a las revoluciones que se han librado para llegar hasta este momento. Agosto, mes ideal para mirar qué revoluciones se libran en estos tiempos.

Estado de coma...

Detección tardía, ausencia de salud preventiva, carencia de infraestructura y de recursos humanos especializados, falta de atención de calidad y con calidez... la lista de pendientes en materia de salud es evidente y lo dicen las historias de enfermos de cáncer, males renales crónicos y quienes portan el VIH en Bolivia.  Y si "vivir bien" es todavía difícil en el país, al menos se podría morir con dignidad, plantean algunos ciudadanos.

El Hospital de Clínicas de La Paz es uno de los tres nosocomios públicos del país al que pueden acudir pacientes con cáncer que no tienen seguro médico y carecen de recursos económicos sufientes. Un recorrido por las salas de oncología y radioterapia muestra el descuido de los ambientes donde se intenta devolver la salud a los pacientes.

El primer caso de VIH en Bolivia se detectó en 1984. A finales de los noventa, ya era una epidemia que se llevó muchas vidas. En 2004 comenzó a llegar el tratamiento a través del Fondo Mundial, financiación que sigue existiendo hoy. Sin embargo, y a pesar de las mejoras y con una ley al respecto desde 2007, falta aplicar medidas tan necesarias como la prevención.

Según datos oficiales de la OMS, la enfermedad renal crónica es ya una epidemia global. Se considera que el 10% de la población mundial está afectada por este "asesino silencioso". Y no hay un término más apropiado para una afección que suele mostrar síntomas sólo cuando ya es irreversible y los únicos tratamientos posibles, diálisis y trasplante, son altamente costosos e invasivos. En Bolivia, el número de especialistas resulta irrisorio si se considera la cantidad de enfermos que amenaza con multiplicar los 2.231 pacientes terminales actuales.

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc