Lunes, 04 Agosto 2014 09:51

La eutanasia de facto, una realidad que ronda en terapia intensiva

Escrito por
Emergencias Emergencias Kechi Flores

Algunos pacientes que esperan por una cama en la UTI del Viedma suelen quedarse en Emergencias. Foto: Kechi Flores.

"Desconectar" es un verbo que se conjuga muchas veces ante una UTI, sin que intermedien leyes que en el país no existen. Una vigilia ante la UTI del hospital Viedma permite atisbar en dramas en los que el dinero, o más bien la falta de éste, decide la suerte de un familiar gravemente enfermo.

 Ida Peñaranda / Cochabamba

Dos pacientes necesitan ingresar a la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del hospital Viedma (el recinto hospitalario público más importante de Cochabamba), pero las ocho camas de esta área están ocupadas. Las familias de los respectivos enfermos deben tomar decisiones que ponen en la balanza, se quiera o no, sentimientos, obligaciones y dinero. Si se opta por dejar al paciente en este hospital, a la espera de que haya un espacio en la UTI, se deberá aprobar que se quede en Emergencias, aunque no sea lo más indicado dado su delicado estado de salud. El personal médico ofrecerá hacer lo posible para conseguir ese espacio y brindará la mejor atención que las circunstancias permitan; pero, en caso de que se produzca el deceso, no será responsabilidad suya. Se debe firmar por escrito que uno es consciente de ello.

La sala de Emergencias está siempre muy activa. Este día, un joven grita de dolor pues le están poniendo la clavícula en su lugar; una señora embarazada se tragó una abeja está preocupada; un anciano intenta descansar, un joven sufre por la herida de puñal en el estómago y un señor ebrio que fue atropellado no parece darse cuenta de que la piel de su frente se sostiene apenas…

Emergencia es un lugar de tránsito. Una persona que necesita terapia intensiva es un paciente crítico, en riesgo de muerte; no en vano está restringido el ingreso de personas ajenas al área por el riesgo de contagios que aqueja al enfermo. La familia podría optar por un centro privado, pero una UTI en cualquier hospital particular exige un gasto de entre 500 a 1.200 dólares por noche; las medicinas y honorarios médicos son aparte. Normalmente, si alguien quiere internar a algún familiar en estas unidades de hospitales privados, debe dar un adelanto de por lo menos cuatro días (no está demás recordar que el salario mínimo en Bolivia es de 1.440 bolivianos, es decir alrededor de 200 dólares).

Muy poco se sabe de la sensación de ser paciente de esta unidad, porque los que logran salir con vida guardan muy pocos o ningún recuerdo de la experiencia. Por eso, conocer una UTI, para quien está sano, como es mi caso, resulta un viaje de ciencia ficción: tantos aparatos, displeys (pantallas que dan indicadores numéricos del estado del paciente) de diferentes colores, alarmas, camas especiales, ventiladores. Eso de que la vida pende de un hilo, o, más textualmente, de las máquinas, es una idea que se sobrepone a la fascinación por la tecnología. Entonces, la UTI es algo así como la antesala donde se define nuestra suerte, donde la tecnología y el conocimiento humano despliegan sus mejores jugadas y así se define la vida o la muerte.

La gran ventaja de ser atendido en la UTI del Viedma es que, además de que se paga mucho menos por el uso del espacio, respecto de una clínica privada, el Estado cubre los honorarios médicos y de servicio. El problema es que sólo cuenta con esas ocho camas para toda la ciudad e incluso las provincias de Cochabamba.

Cuestión de suerte

 UTI letrero

El ingreso de visitantes al área de Terapia Intensiva es restringido, debido al riesgo de contagio de enfermedades a los pacientes. Foto: Ida Peñaranda. 

“Tuvimos suerte porque hay espacio. Ayer, Dios se recogió a dos pacientes”, me dice la familiar de un enfermo. Quedo un poco conflictuada con el término suerte; al parecer un virus en la sala de UTI cobró factura a los pacientes más débiles (expuestos). Tema delicado. Además, si uno tiene la suerte de lograr el espacio, viene la siguiente preocupación: las medicinas. El que sea un hospital público no significa que los medicamentos sean gratuitos, pues los familiares deben comprar diariamente los requeridos. Otra familiar con "suerte" me dice que está gastando alrededor de 200 dólares por día.

La realidad del conflicto económico es dura, porque normalmente los pacientes de UTI no se quedan un par de días. Dependiendo del cuadro, su recuperación puede durar semanas y hasta meses. Y además, nadie puede garantizar una recuperación total. La primera reacción al escuchar esto último es, claro, que todo esfuerzo vale para salvar la vida del ser querido, que el dinero saldrá de donde sea. Pero la realidad no es tan simple. Muchas veces, la situación extrema obliga a repensar las posibilidades, a tomar decisiones que jamás se sospecharía siquiera respecto a un padre, un hermano, un esposo, un hijo. Decisiones del tipo desconectar al familiar y/o abandonarlo, tal cual se documenta que ha pasado en el Viedma.

Para los familiares, ese choque con la realidad económica se da en medio de una profunda crisis emocional. El personal de medicina crítica (terapia intensiva), sobre todo el que no ha perdido sensibilidad en medio del dolor cotidiano que atestigua, intenta explicar a la preocupada persona lo que está pasando. De lejos, se puede ver que unos lloran y otros sonríen aliviados; difícil saber o juzgar si las lágrimas corresponden necesariamente a la recuperación del paciente o a su descanso definitivo. Los conflictos legales de los que se oye en otros países, donde las autoridades vigilan que nadie desconecte a nadie, aun si la vida se mantiene sólo porque una máquina hace todo por el paciente, y donde los médicos, los familiares, se enfrentan a sanciones si interrumpen esa asistencia, en Bolivia parecen ausentes. La eutanasia no está legalmente aprobada; pero se puede afirmar que existe de facto.

Tomar una decisión tan dura como desconectar a un familiar, además de responder al tema económico, tiene una muy fuerte carga sentimental. La gente suele preguntarse: ¿Qué clase de vida es permanecer en adelante como un vegetal? ¿Estoy matando a mi familiar por decidir desconectarlo? No existe una sola respuesta, sino muchas.

Yo misma conozco a una familia que después de dos meses de tener a su papá en estado vegetal, comenzó a discutir la opción de pedir que se le suspenda la asistencia. “Mi hermano quiere matar a mi papá”, se quejaba la hija más joven, mientras el hermano mayor (de no más de 30 años) argumentaba: “Mi papá no hubiera querido nunca vivir así, si él pudiera desconectarse, lo haría”. Después de largas semanas de discusión, un domingo, la familia tomó la dura decisión. El lunes por la madrugada, contra toda predicción, el papá se despertó y una semana después estaba siendo dado de alta.

A veces, los mejores deseos se vuelven pesadillas. Es el caso de un joven que por causa de un accidente tuvo un trauma encefalocraneal; su familia hipotecó todos sus bienes y, pese al apoyo de familiares y amigos en un principio, ha terminado por acumular tienen una deuda enorme. El joven vive, pero ha quedado con varias secuelas física y cognitivas; no puede valerse por sí mismo, sin mencionar de las ausencias por parte de la comunidad y el estado para que estas personas sean incluidas en la sociedad.

En mi recorrido por el Viedma, me topo con una esposa desesperada que dice estar perdiendo el respaldo de la familia del marido internado hace más de un mes en la UTI. “Ahora entiendo la importancia de un seguro, me dice; pero, aun así, para los que cuentan con uno, he aprendido varias lecciones, una de ellas: pregunten qué cubre ese seguro, lean la letra chica, no se conformen con las explicaciones generales”. Otro aprendizaje mío: Cada vez que se sepa de un nuevo hospital público, como ciudadano acuda al lugar, pregunte sobre su capacidad, sobre los recursos humanos, técnicos y farmacológicos. O haga lo propio con el viejo hospital frente al cual pasa a diario sin mirarlo siquiera. Como me dice la hermana de un paciente todavía joven sobre cuyo futuro se discute agriamente con la esposa y los hijos, a causa del dinero, “generalmente, solemos vivir como si fuésemos inmunes, hasta que ante las puertas de una sala de terapia intensiva se presenta el terrible dilema: pagar para mantener al ser querido con vida y las propias esperanzas en su recuperación o mirar las cuentas y poner en juego todas las convicciones que antes parecían tan claras”.

Me pregunto sobre ese proyecto de ley de negligencia médica: ¿cómo se aplicaría en las UTI de los hospitales públicos? De quién es culpa si un paciente muere en la sala de emergencias mientras espera el espacio adecuado. ¿Será culpa de la familia que no contaba con los recursos para un hospital privado? ¿Será culpa del médico que trabaja en un hospital público que ha sobrepasado su capacidad (infraestructura, tecnología, farmacológica)? ¿Será culpa del Estado por no invertir más en salud pública o será culpa de la sociedad que prioriza la construcción de una cancha multifuncional y/o sede social?

Generalmente, tendemos a no pensar en lo importante hasta que se vuelve urgente. Un ejemplo claro es que nos enteramos de lo importante que es un seguro, o la inversión en un hospital público en el momento en el que la salud nos cobra factura y/o el destino nos juega una mala pasada.

Visto 4048 veces Modificado por última vez en Martes, 05 Agosto 2014 21:52
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc