Lunes, 14 Marzo 2016 13:21

¿En cuánto creció Bolivia en 2015?

Bolivianos. Bolivianos. www.consuladodebolivia.com.ar

Al momento de escribir este comentario, se observa que el último dato disponible en la página web del INE, sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto, es hasta el segundo trimestre de 2015. Hasta entonces, la economía estaba creciendo por encima del 5%. No se dice nada con relación al tercer trimestre, el que debió conocerse antes de que concluyese el año, y, por supuesto, antes de determinar la aplicación del segundo aguinaldo.

Armando Méndez Morales, profesor Emérito de la UMSA y expresidente del Banco Central de Bolivia

El principal indicador para analizar el comportamiento de la economía es la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en términos reales. Lo que se requiere medir es la expansión de la economía, tanto como productora de bienes como de servicios, al margen de la variación de precios. Con esto, la economía mide la variación del “volumen”.

También se puede medir el PIB en términos nominales, para lo cual se toma en cuenta la variación de precios. Cuando la tasa de crecimiento del PIB en términos nominales es muy superior al medido en términos reales, quiere decir que la economía vive en un proceso de inflación de precios, lo que se refleja en el aumento de la economía en términos monetarios, pero no reales.

Este indicador toma hoy relevancia y es de mayor interés para las empresas, dado que existe una disposición gubernamental para que, si el crecimiento del PIB real al tercer trimestre del año y medido en términos anuales es superior al 4,5 %, aquéllas tienen la obligación de otorgar un beneficio extraordinario a sus trabajadores, el que consiste en un segundo aguinaldo con cargo a ese año.

Como el dato de crecimiento de la economía sólo se puede conocer cuando termina el año, el gobierno decidió aplicar esta medida sobre el crecimiento del PIB al tercer trimestre, anualizado (a doce meses). Pero el gobierno no esperó, como correspondía, el cálculo de este indicador a cargo del Instituto Nacional de Estadística (INE), sino que bajo su propia “estimación” o proyección dispuso que se otorgue el beneficio extraordinario.

Al momento de escribir este comentario, se observa que el último dato disponible en la página web del INE, sobre el comportamiento de este indicador, es hasta el segundo trimestre del año 2015. Hasta entonces, la economía estaba creciendo por encima del 5%. No se dice nada con relación al tercer trimestre, el que debió conocerse antes de que concluyese 2015, y, por supuesto, antes de determinar la aplicación del segundo aguinaldo.

La información conocida y con rapidez, proveniente del INE, es sobre el sector externo. No sólo que se dispone de datos mensuales para 2015, sino incluso para enero de 2016. El sector externo, tanto en exportaciones como importaciones, es decisivo para el comportamiento de la economía boliviana. Es conocido el hecho de que el valor de exportaciones de bienes cayó en un significativo 32% y el de importaciones en un 7,5 %, lo cual tiene que haber impactado negativamente en el crecimiento de nuestra economía.

Es conveniente hacer una comparación de estos datos del sector externo con lo acaecido el año 2009, cuando la economía mundial vivió una crisis que se tradujo en un deterioro del comercio exterior, y que afectó fuertemente a Bolivia. Ese año, el valor de las exportaciones de bienes cayó en el orden del 22%, no tanto como en 2015, y las importaciones en un 11%, lo que impactó en el crecimiento económico de ese año.

En 2009 el comportamiento del PIB en términos reales cerró con un crecimiento anual del orden del 3,4 %, con una ausencia de crecimiento en el gasto público total (gobierno y empresas) y un modesto crecimiento del gasto en capital.

Con los dato de que se dispone al mes de noviembre de 2015, se observa el siguiente comportamiento anual del sector público: una caída del gasto público del orden del 1,5%, pero con una caída significativa en el gasto en capital (inversión pública), ya que éste muestra una reducción del 11%.

Durante todo este tiempo se ha insistido mucho en que la dinamicidad de la economía boliviana descansa sobre la demanda interna, donde juega un rol protagónico el gasto del sector público. Si éste ha comenzado a contraerse como consecuencia de la caída de ingresos, principalmente por los impuestos que se recauda por las exportaciones de gas --lo que, por una parte, es sano, ya que el gasto público debe ajustarse a los ingresos generados por los impuestos y marginalmente del endeudamiento--, quiere decir, por otra parte, que la demanda interna ha recibido un shock negativo, lo que se traduce en una menor expansión de la economía nacional luego de que, en los años pasados, el gasto público tuvo una continua expansión.

Si se considera el comportamiento del sector público, excluyendo a las empresas públicas, se debe destacar que mientras el año 2006 el gasto público representaba el 30% del PIB, para 2014 representó el 40%.

Si concluimos con que el gasto del sector público (gobierno y empresas) se ha contraído y también el sector externo, escenario parecido al que el país vivió el año 2009, cuando la economía sólo creció en un 3,4% ,es muy difícil que el año 2015 la economía boliviana hubiese crecido a una tasa mayor al 4,5%.

La Paz, marzo de 2016

 

Visto 2216 veces Modificado por última vez en Miércoles, 16 Marzo 2016 11:37
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc