Abandonados por sus padres, hay leyes que garantizan a niños, niñas y adolescentes su derecho a vivir en familia. La realidad para miles de ellos, sin embargo, es que crecen encerrados en “hogares” que no son sino fríos y hasta peligrosos orfanatos.

 

¿Recuerda lo sucedido con el bebé Alexander en 2014? Testimonios de huérfanos que crecieron en centros de acogida, afirman que ese caso no es una excepción sino la prueba de la violencia con que se trata a los menores “institucionalizados”.

Las adopciones son la única respuesta aceptable, afirman personas e instituciones que trabajan para evitar que el maltrato, inevitable para una persona obligada a vivir sin amor, haga mella. La burocracia estatal frena esa respuesta.

 

El 17 de Julio de 2014 se puso en vigencia el nuevo Código Niño, Niña, Adolescente (Ley 548) en Bolivia. Aunque en términos legales los avances son significativos, al momento de aplicar la norma es que la burocracia toma protagonismo.

Marcia Torrico y Sofía (la niña que crió desde sus primeros meses) y su traumática separación, son tan solo un ejemplo de las  miles de historias en las que los más afectados son los infantes. Privados de sus derechos, los niños que viven en abandono, además deben lidiar con todo tipo de trabas legales.

Leer más...

 


¿Cuáles son los números del abandono?

Hasta 2011, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 42% de la población boliviana tenía menos de 18 años. De ese porcentaje, en un informe de la UNICEF de 2012, se asegura que al menos unos 20 mil viven en situación de abandono, muchos de ellos hacinados en hogares y albergues. La misma organización aseguró en 2014 que este número podría llegar hasta los 32 mil.

La mayoría de los niños "institucionalizados" tiene entre 7 y 18 años. Este último dato resulta particularmente relevante, pues la experiencia de organizaciones como Infante muestra que las parejas o personas que adoptan prefieren a recién nacidos o pequeños con pocos años de vida. A pesar de que la ley 548 promueve la adopción de niños mayores de 4 años, entre otros y tomando en cuenta que los lugares de acogida deberían buscar la inserción de niños y niñas en un hogar y una familia, el 60% de ellos que vive en centros de manera permanente, marcando la pauta sobre el mal funcionamiento de los procesos legales que buscan restituir su derecho a la familia.


A pesar de que es de conocimiento general que las casas de acogida privadas funcionan desde siempre, recién en este año existe en La Paz una norma que regula su funcionamiento. Una situación que pone en peligro la integridad física y psicológica de los pequeños.

Sin embargo, al momento sólo se conoce de un centro con acreditación oficial, el resto funciona fuera de norma. A esta informalidad se suman el hacinamiento, la falta de personal y recursos en los Hogares administrados por el SEDEGES. Es la tragedia a la que se enfrentan los menores que no cuentan con una familia.

Leer más...

Dudas muy graves se ciernen sobre las adopciones de niños, niñas y adolescentes en Santa Cruz. El propio directorio de la entidad creada en los años 60 ha solicitado una auditoría, pues se teme que haya habido discriminación a la hora de aprobar solicitudes, e incluso trata.

Los expedientes de varios casos están siendo revisados y la alerta está encendida. Una vez más, las principales víctimas son niños y menores de edad que de repente se ven envueltos en todo tipo de chicanas legales.

Leer más...

Celia Jordán tiene un hijo de vientre y dos de corazón. Su familia es un botón de esperanza en un panorama tan agreste. Además, su vocación solidaria la impulsa a seguir trabajando por brindar a más niños una familia con la que compartir sus días.

Ella trabaja desde la Red Por mi Derecho a Tener Una Familia y es una convencida de que ninguna persona debería crecer en un orfanato. Por eso, desde 2009, impulsa las adopciones como única salida para librar del abandono a la infancia.

Leer más...

¿Cuáles son los requisitos que los bolivianas y las bolivianas deben cumplir para adoptar?

 

Un derecho esencial de la niñez es crecer como parte de una familia. Los niños, niñas y adolescentes que, por abandono de sus padres, deben vivir en hogares de acogida, no pierden ese derecho y un recurso para hacerlo efectivo son las adopciones. La realidad en Bolivia es que los trámites largos e incluso mal hechos echan por tierra lo previsto en las leyes nacionales.

En junio de 2015 la Gobernación de La Paz promulgó el Decreto Departamental 59 que regula, por primera vez, el funcionamiento de estos centros. De 15 casas de acogida notificadas, sólo el Hogar de niños Bicentenario, dependiente de la Alcaldía paceña, está acreditado.

Dudas muy graves se ciernen sobre las adopciones de niños, niñas y adolescentes en Santa Cruz. El propio directorio de la entidad creada en los años 60 ha solicitado una auditoría, pues se teme que haya habido discriminación a la hora de aprobar solicitudes, e incluso trata. Los expedientes de varios casos están siendo revisados.

 

Celia Jordán, pionera de la Red Por mi derecho a tener una familia, es una convencida de que ninguna persona debería crecer en un orfanato. El maltrato es casi inevitable, pues aun si las condiciones del hogar sustitito fuesen las mejores materialmente, la carencia de afecto deja huella en niños. niñas y adolescentes. Por eso, desde 2009 impulsa las adopciones como única salida humana para el abandono.

Mientras las empresas advierten sobre las dificultades para cumplir con el doble aguinaldo, obligación creada en 2013 por el Gobierno del MAS, hay trabajadores (3 de cada cuatro en Bolivia) que nunca han recibido ni uno en su vida, menos un salario fijo, vacaciones ni prestaciones sociales. Ganarse la vida resulta así producto del ingenio y de saber aprovechar la oportunidad. Aquí se ofrecen diez casos de cuentapropistas que La Pública ha recogido en los dos últimos años y que ahora pueden leerse juntos. 

La sutileza para develar las actitudes machistas en el día a día, disfrazadas a veces de “amor” o de “normalidad”, sin estridencias y por ello mismo con un efecto devastador, fue el valor que guió la selección de las obras más creativas filmadas con la herramienta Vine: un primer lugar, que se lleva Bs 1.000, y dos menciones.

 

Seis décadas después de la concepción del proyecto, el gobierno de Evo Morales pone en marcha la construcción de una hidroeléctrica en el río Beni. La empresa italiana Geodata Engineering S.p.A. realizará el estudio de factibilidad, mientras que la población rechaza la idea por el alto impacto negativo que se prevé a nivel de la naturaleza y de los pueblos que viven en la zona.

Página 6 de 11

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc