Lunes, 29 Junio 2015 01:47

Catfe, el primer café con gatos de Bolivia

Escrito por

Tomar un refresco o disfrutar de comida vegetariana no es una oferta novedosa para Santa Cruz; pero sí lo es poder jugar con gatos en la sala de al lado mientras preparan tu plato, o bien después de comer, mientras se hace la digestión. Eso es lo que ofrece Catfe, el primer café con felinos de Bolivia y uno de los muchos en el mundo. Además, si uno de estos animales te conquista con sus arrumacos y ronroneos, puedes darle un nuevo hogar.

Fabiola Gutiérrez / Santa Cruz

Byron, Fanny, Solovino, Owen, Sicario, Dora, Malena, Tony, Eva... son algunos de los nombres de seres vivos de cuatro patas y largos bigotes que Cenit Paniagua, una sucrense de 25 años, enumera con familiaridad. No es para menos, pues a cada uno de ellos los conoció en una situación trágica, ya fuera como víctimas de golpes o atropellos o bien mordidos por algún perro.

La chica lleva aretes con forma de gatos y acaricia a los que trepan a sus faldas mientras habla. Se ha propuesto firmemente librar a diario una batalla contra la muerte y el abandono animal, y una de sus acciones consiste en gestionar un refugio temporal, trabajo que compatibiliza con sus estudios de veterinaria. El lugar donde Cenit desempeña su lucha es el Catfe, que no es tan sólo un refugio: se trata de un café con gatos, un modelo de negocio cada vez más popular en otros países y el primero de este tipo en Bolivia, que comenzó a funcionar en noviembre de 2014.

Este tipo de establecimientos surgieron en Taiwan en 1998 con el propósito de hacer accesible el pasar tiempo con felinos, lo cual es difícil en las urbes por cuestiones de espacio doméstico. Este tipo de café se hizo muy popular en Japón, donde el primero de su clase abrió sus puertas en 2004. Hay algunos en los que los gatos viven en el establecimiento, otros a los que uno puede ir con su felino a modo de sacarle a pasear y a jugar con sus semejantes, y también los hay aliados con refugios, cuyo objetivo es promover la adopción. Estos lugares suelen tener alrededor de 15 gatos y algunos reciben apoyo de empresas de comida para animales domésticos.

20150625 192143

Sala de gatos sanos del Catfe. Foto: Fabiola Gutiérrez

Tendencia mundial

El Catfe cruceño tiene sus homólogos en el mundo: La Gatoteca en Madrid (España), Cat’s time cafe en Osaka (Japón), Le café des chats en París (Francia), Lady Dinah’s Cat Emporium en Londres (Inglaterra), Cat Café Budapest en Hungría, Cat Café en Manhattan (Estados Unidos), Norie Cat en Corea, Café Katzentempel en Alemania y La Gatería, en México (fue el primero de Latinoamérica). Así como cada ciudad aplica su propio modelo, el del Catfe es un refugio temporal donde se rehabilita a los animales rescatados de la calle. Cuenta con dos salas, una de gatos sanos y otra con los que están delicados; ambos ambientes están separados de la cafetería.

Rutina gatuna

Cuatro limpiezas diarias, darles de comer tres veces al día y tener meticuloso cuidado con los tratamientos farmacológicos de los mininos son las actividades diarias que Cenit compatibiliza con sus estudios y la venta de comida vegetariana en el Catfe. Los gatos llevan un régimen especial y la sopa con carne es sólo para los domingos u otro día de la semana.

Ella recuerda que uno de los momentos más difíciles por los que han pasado tanto ella como los animales fue hace unas semanas, cuando un parásito no identificado en los análisis coprológicos campó a sus anchas por la sala de gatos sanos. En aquella ocasión, tuvo que darles medicación dos veces al día durante un mes, al mismo tiempo que desinfectaba pisos y paredes también un par de veces diarias. Llegó a lesionarse la espalda por tanto esfuerzo.

Al finalizar cada jornada, luego de cerrar la atención al público, Cenit entra donde los gatos y se acuesta en el piso: “Estoy con ellos y los acaricio porque también necesitan cariño. Es mi parte favorita del día. Verlos tan bien es como un premio, porque me acuerdo de cómo estaban: no podían comer ni caminar, eran piel y huesos. Ahora están así de bien y me reconocen”.

El Catfe no procura el lucro, sino financiar los gastos del refugio con la venta de comida, un sistema que ha funcionado, indica Cenit. Actualmente funciona con dos personas que están a tiempo completo y con menos de diez voluntarios frecuentes y veinte ocasionales; también hay quince padrinos de gatitos que colaboran con la logística. Y en Facebook tiene una comunidad de más de 6.000 miembros.

20150625 202408

Sala de cuidados del refugio. Foto: Fabiola Gutiérrez

La adopción

Hasta ahora, más de 100 gatos rescatados han pasado por el Catfe. “Aunque ha habido casos en los que no hemos podido hacer nada. Ha sido horrible la experiencia de que se hayan muerto en nuestras manos y que no hayamos podido ayudarlos, pues no siempre se puede hacer todo por todos”, lamenta. En 10 años, Cenit se ve con el Catfe en marcha. Piensa que siempre habrá gatos que decidan quedarse con ella, y no al revés, como se suele creer. Además planea terminar su carrera y establecer su clínica veterinaria en la que hacer esterilizaciones. 

“Duele darlos en adopción”, asegura. Acepta al adoptante si la persona ha congeniado con el carácter del gato, pues de lo contrario el minino se escaparía a la calle. También solicita hacer un seguimiento a la adopción, que va desde pedir fotos del animal hasta visitar su nuevo hogar. Si los adoptantes no aceptan las condiciones, no se les puede entregar un gato. Si están de acuerdo, se les da uno con vacuna, sano, limpio, sin parásitos, esterilizado y que necesita mucho cariño porque ha sufrido: “Han sido rescatados, no quiero que vuelvan a la calle”.

El Catfé se ha traslado en dos ocasiones. Ferias, kermesses y convenios con pubs --como San Bartoolo o Pueblo Bochinche-- ayudan a solventar los costos del café amigo de los felinos en Santa Cruz. 

Este lugar ha logrado sustentarse económicamente con la venta de comida vegetariana. Actualmente se encuentra en la Calle Mario Flores Nº 95 y atiende de lunes a sábado, de 17.00 a 22.00.

 

Visto 6439 veces Modificado por última vez en Lunes, 13 Julio 2015 00:26
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc