Viernes, 14 Agosto 2015 21:28

Más que amigos: perros de terapia

Escrito por

Los perros mejoran la calidad de vida de las personas. Para eso, el primer paso es trabajar el vínculo entre el humano y el animal para que el can entienda su rol en la manada. Así es como lee los distintos entornos, sea una casa, centro de aprendizaje, parque o espacio abierto. En ellos trabaja Kamuk, un iniciativa nacida en Santa Cruz, que promueve el desarrollo social gracias a los canes.  

Fabiola Gutiérrez / Santa Cruz

Un niño de seis años llora. Una joven de 18, también. Y una mujer de 23 evita llorar. Cada uno lo hace en su casa y con su familia como testigo. Jesús se ha angustiado porque su mamá no le ha entendido; María llora para convencer a su madre de que no se deshagan de su perra; Cristina, porque fue mordida por el can de su jefe. La historia de ellos y de sus familiares cambiará luego de que trabajen el vínculo que tienen con los mejores amigos de las personas.

El niño de seis años es Jesús Daniel Salinas. Tiene un ordenador de juguete que le gusta usar mientras se recuesta en la piscina inflable y sin agua que tiene en su sala. Cuando quiere pedir algo, da un aplauso. Uno sólo. Pero cuando no puede comunicarse, llora. Su mamá, Paola Cadario, le pide tranquilamente que se relaje y le muestre qué es lo que quiere. Según la psiquiatría, Jesús tiene autismo; para Paola se trata de otra forma de percibir y comunicarse con el mundo. Ella se volvió autodidacta, es partidaria de las formas no invasivas que le demuestren al pequeño lo atractivo que es el entorno y ha aprendido distintas terapias para ayudar a su hijo. Prueba una por una, descarta la que no funciona y potencia aquellas que dan resultados favorables. Una de ellas es la canoterapia, para lo que contactó a Kamuk, una iniciativa que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas y que tiene la terapia asistida como una de sus líneas de trabajo.

"Jesús Daniel se quedó contento. No se quejó, no lloró. Aplaudía, hacía sus sonidos de felicidad, corría y brincaba", cuenta Paola recordando la primera sesión con Kamuk, a cargo de su fundador, Andrés Salamanca, y Noah, un perro lobo siberiano. Ambos visitaron al pequeño en su casa. Sin forzar el acercamiento, el niño empezó a andar en círculos alrededor de Noah, como analizándolo.

En la segunda visita, Andrés armó una especie de telarañas de cuerdas y nudos entre los muebles de la sala. El ejercicio consistía en que niño y perro atravesaran juntos el enamarañado de sogas. Y lo lograron. La tercera vez salieron a un parque. Allí Noah bajó por el resbalín y Jesús Daniel lo siguió. Luego, le pusieron un arnés y el pequeño paseó con el perro como guía. Ahora Paola está buscando un can rescatado para adoptarlo, así que ella y su hijo visitan refugios de animales. Elegirán aquel que tenga el perfil de perro de asistencia: ocho meses de edad como mínimo. No hay preferencias de raza ni género, pero la familia se inclina por un macho. Que el can sea rescatado es un factor importante para que se dé el vínculo terapéutico.  

 

IMG 20150812 WA0005

Jesús Daniel y Noah, unido por un arnés, pasean por el parque. Fotografía: Paola Cadario

Algunos perros también necesitan terapia

Molly es la mimada de su casa. Es una yorkshire de dos años y medio que se pasea a sus anchas por las camas, sofás y las faldas de sus dueñas, las hermanas Anglarill: Moyra (24), María (18) y Fernanda (13). Las tres lloran a coro para que su mamá no las obligue a deshacerse de Molly, que usa la sala como baño. Específicamente, la apreciada alfombra que les regaló el abuelo. ¿Cuántas veces le han llorado a su mamá? "¡Uuuuuju!", responden a la vez. Cuentan que el comportamiento de Molly ha provocado varias peleas y que la cabeza de familia ya dio el ultimátum. Cuando le dijeron que irían a buscar asesoramiento a Kamuk para cambiar el comportamiento de Molly, la mamá les dio otra oportunidad. 

Durante el primer encuentro Andrés les da tareas que tendrán que hacer antes de la siguiente sesión: sacarla a pasear para que gaste energías, darle comida en horarios fijos y mostrarle cómo comportarse en cada lugar de la vivienda. "Sabemos que nosotros somos el problema, no ella", dice María. Andrés aplaude el reconocimiento y les dice que si todas son costantes, lograrán que Molly entienda que es un perro y tenga claro el vínculo y las reglas de la casa. 

JDW 6261

Molly recibe mimos en las faldas de María Anglarill. Fotografía: Daniel Walker

Jonathan Roca y su cachorro mestizo Luca llevan ya una semana de trabajo siendo constantes con las reglas. Hace un tiempo, se mudaron a una casa más pequeña, Jonathan tuvo menos tiempo para pasear a su perro y éste experimentó algunos cambios de comportamiento cuando sentía que invadían su espacio. Y comenzó a morder: clavó sus dientes a la mamá, a la asistenta del hogar y a la compañera de trabajo de Jonathan; también comenzó a ladrar durante horas acompañando los ladridos del perro del vecino mientras corría de lado a lado a lo largo de la pared.

Hace una semana esta familia recibió la visita de Andrés y establecieron que lo primero que Jonathan tenía que hacer era posicionarse como guía del grupo, para que Luca lo reconociera como tal y para que tuviera claras las reglas de cada espacio de la casa. Ahora el cachorro ladra con el perro de al lado un par de minutos, no más, sale a pasear con Jhonnatan y lo reconoce como jefe de la manada, independientemente del lugar en el que se encuentren. Si Luca se equivoca, Jhonnatan se para, lo pone entre sus dos piernas, lo toma del cuello para controlarlo e incluso lo recuesta a modo de juego. Luca cae rendido y sabe reconocer que se trata de una situación agradable. Jonathan venció el mito de que el collar y la correa le quitan libertad a Luca: "Fue aprender a desaprender, a amar sin lastimar y deshumanizar a Luca".

JDW 6781

Jhonnatan Roca y Luca hacen una pausa durante su paseo en el barrio. Fotografía: Daniel Walker

Una canoterapia para cada necesidad 

Roles de canes los hay para todos los gustos: están los de terapia asistida, como el que busca Paola para Jesús; los perros guía, que acompañan a personas ciegas y, entre otras cosas, evitan los obstáculos o ayudan a cruzar la calle; también hay perros que asisten a personas sordas, que suelen estar más en casa y hacen ciertos movimientos para alertar de que, por ejemplo, alguien está tocando el timbre, y los hay entrenados para advertir que una persona con epilepsia va a tener un ataque, lo que le da tiempo a la persona para tomar el fármaco que lo evite.

20141219 102304

Intervención de Andrés y Noah en el Centro Pedagógico Andamiaje. Fotografía: Fabiola Gutiérrez

 

En Santa Cruz, Noah es el primer perro de terapia asistida de Kamuk, cuyo director general es Andrés. En el caso de Jesús Daniel, se le brinda terapia asistida para un caso de austimo; a las dueñas de Molly y Luca se les da asesorías personalizadas. Éstas son algunas de las líneas de acción de Kamuk, además de los talleres en los que trata el vínculo humano-animal, las charlas de tenencia responsable en colegios, las intervenciones educativas en centros de aprendizaje como Andar o Andamiaje, o la colaboración con Alacucha, el proyecto animalista que se ejecuta ahora en el Barrio Simón Bolívar, el primer Barrio Jigote. 

11036083 852847501476045 4502888337200205545 n

Ejercicios en manada en el Parque Autonónimo de los participantes del taller "Vínculo humano-animal" impartido por Kamuk. Fotografía: Kamuk

Kamuk “fomenta la integración del perro en la sociedad, haciéndole partícipe de actividades de apoyo a personas que lo necesiten”, especifica su fanpage. El nombre hace referencia a las casas que usa la tribu chinook, en Norteamérica, en las que familias enteras y sus canes se refugian en invierno.Esta realidad, señala Andrés, se contrapone con la de Santa Cruz, donde la sociedad “tiene muy dejados a los perros, por eso hay tantas comunidades activistas”. El biólogo colombiano especialista en etología también ha capacitado a grupos de voluntarios en el manejo de canes para los distintos tipos de intervenciones que desde hace cinco meses se han ejecutado con distintas poblaciones.

Esta iniciativa diseña intervenciones de acuerdo a los perfiles individuales o colectivos. Ofrece atención terapéutica a través de la canoterapia, educación experiencial, servicios sociales a diversas poblaciones en riesgo y servicios de terapia ocupacional. Lleva poco más de un año de existencia en la ciudad y ha dado trabajdo en centros pedagógicos, hogares, ferias y en ocasiones puntuales como la recepción diurna a adultos en situación de calle gestionada por la UTEPSA en las instalaciones de la Iglesia Don Bosco.

Devolver la sensiblidad ambiental y darle la importancia al can más allá de su raza es parte de la filosofía de Kamuk: “Un niño que crece con animales seguramente tendrá la sensibilidad para entender por qué un árbol no se tiene que talar”, sostiene el fundador. Ésta es una de las campañas lanzadas por Kamuk en redes sociales y que se ajusta a la fecha en la que se celebra al mejor amigo del hombre: "¿Qué es un perro para vos?”

¿Qué es un perro para vos? 

Kamuk

¿Qué es un perro para vos?Te presentamos a Kamuk, una iniciativa educativa con propuestas nuevas, trabajando con la gente y los perros.Kamuk es parte del equipo #ALACUCHA, uno de los proyectos del #BarrioJigote.Gracias a SEAC Producciones por el bonito video.lm

Posted by Revolución Jigote on Martes, 14 de abril de 2015

 

Visto 2330 veces Modificado por última vez en Viernes, 14 Agosto 2015 21:28
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc