Miércoles, 08 Abril 2015 11:31

Zabaleta... Zavaleta... Mancilla... Mansilla

Monoblock de la Universidad Mayor de San Andrés. Monoblock de la Universidad Mayor de San Andrés. UMSA

Cometer errores, como los ortográficos, es lo más fácil en la vida. Lo que no se justifica es que no se esté haciendo nada para revisar, verificar y sobre todo para corregir esos errores; en otras palabras, para que, simplemente, los homenajes como los de la UMSA tengan sentido.

Eynar Rosso, estudiante de Filosofía

Lector, el pasado veintiocho de marzo, mi amigo Alfonso Gumucio Dagron (que muchos escriben Dragón) argumento desde su columna en un periódico sobre la mala ortografía y sintaxis en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). Comparto plenamente su opinión, su crítica y, es más, extendería todos esos males a muchas instituciones bolivianas, como es el caso del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que emitió papeletas con grandes errores, o personalidades públicas que hablan el castellano, su idioma materno, a-las-patadas, como coloquialmente se dice.

Creo, también, que nadie está libre de cometer ese "pecado endémico"; pero hay casos inexplicables. Gumucio se refiere al atropello que la UMSA comete contra el apellido de René Zavaleta Mercado: “Zabaleta”, dice la placa con la que se rinde homenaje al intelectual en la casa superior de estudios, como si sus autoridades no hubiesen leído ni siquiera por el forro o el lomo algún libro del homenajeado.

En la nota de Alfonso Gumucio se hace referencia a H.C.F. Mansilla -quien presentó un libro crítico sobre la obra de Zavaleta-, aunque con la escritura "Mancilla". ¿Error de quien escribe? ¿Del editor del periódico? Temo que si se estrenara algún edificio que rindiese honores a Mansilla, la placa diría “Mancilla”. Pero no nos ilusionemos mucho, pues si seguimos la línea argumentativa de mi amigo Gumucio, podríamos decir que se desconoce de tal manera al autor, a quien se lee, cuando se lee, con prejuicio, difícilmente alguien le dedicará un edificio a H.C.F., ya que es uno de los grandes olvidados entre las 200 obras fundacionales de Bolivia, tal como ha hecho notar Fernando Molina, y es posible que así sea porque es un crítico de profetas como Zavaleta, Reinaga, Tamayo, Luis Tapia y Silvia Rivera, de los de derecha o de izquierda, de los de arriba y de abajo: es, por ello, el más odiado y el más olvidado.

No digo que mi amigo Gumucio no haya leído ningún libro de Mansilla o que no tenga una formación académica seria y rigurosa, al contrario, pero cometer errores es lo más fácil en la vida. Lo que no se justifica es que no se esté haciendo nada para revisar, verificar y sobre todo para corregir los errores; en otras palabras, para que, simplemente, los homenajes como los de la UMSA tengan sentido.

 

 

 

 

 

Visto 2472 veces Modificado por última vez en Miércoles, 08 Abril 2015 13:18
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc