Lunes, 01 Febrero 2016 16:24

Las mujeres, el fútbol y el patriarcado

Marta Vieira da Silva Marta Vieira da Silva commons.wikimedia.org

Apenas en la última década la FIFA ha comenzado a abrir espacios, pero siempre con migajas: ¿cuánto invierte en el fútbol masculino y en el fútbol femenino? ¿Cuánto es el salario de un árbitro y de una árbitra? ¿El hospedaje? ¿Las canchas? ¿El recurso humano y material? Pero, por otro lado, ¿qué hacemos nosotros como sociedad para derribar los estereotipos? De hecho, ¿cuántos sabemos que una mujer ganó antes que Messi cinco Balones de Oro y que su nombre es Marta Vieira da Silva?

Ilka Oliva Corado, guatemalteca migrante en EEUU

Hace unos días la noticia de Messi y su quinto Balón de Oro le dio la vuelta al mundo. El mundo lo celebró. Sin embargo, mucho antes que Messi, Marta Vieira da Silva los había ganado, convirtiéndose en la primera jugadora del mundo en obtener cinco balones de oro en la historia del balompié. Hazaña que ningún hombre había logrado, pero el mundo guardó silencio, no hubo festejo alguno. No fue perseguida por periodistas y paparazzi, y nadie la creyó sobrehumana como en el caso de Messi a quien ven como sobrenatural.

Quien no ha visto jugar a Marta se ha perdido de una de las maravillas humanas de los últimos tiempos. Calidad, talento, magia y entrega en su máxima expresión. Una obra de arte que embelesa. Marta con un balón de fútbol en los pies es  la esencia de un poema. Pero es mujer y en esta sociedad patriarcal las mujeres en el mundo de los deportes siguen siendo invisibilizadas y mucho más en disciplinas de contacto, como es el balompié y son el karate, judo, taekwondo, triatlón, boxeo, atletismo.

La simple ceremonia de la FIFA y el Balón de Oro es un claro ejemplo de lo imperceptible de la mujer en el deporte más hermoso del mundo. En esta reciente edición, el Balón de Oro lo ganó la estadounidense Carli Lloyd. Quien disfrutó el reciente Mundial Femenino de Fútbol sabrá que había calidad entre las jugadoras de todos los países participantes como para que cualquiera de ellas fuera premiada. El reconocimiento a entrenadora del año se lo llevó Jill Ellis. Sin embargo el mundo celebró a Luis Enrique y a Messi.

Carli Lloyd

Carly Lloyd, Balón de Oro 2015. Foto: Creative Commons Wikipedia.org

¿Cuánto ha aportado el fútbol femenino a la equidad de género en esta sociedad patriarcal? ¿Cuánto ha aportado en derribar prejuicios y estereotipos? ¿Cuánto a la salud emocional y física de millones de niñas, adolescentes y mujeres?  El fútbol es eso, es pasión, adrenalina, entrega y amor. El balompié cambia los papeles y coloca a la mujer como ente activo, en equidad; en cambio el patriarcado y la misoginia la colocan como objeto sexual, tal es el caso de las edecanes y todo lo que tiene que ver con el mundo de las promociones deportivas, además de que la margina también a simple espectadora.

Todo lo que rodea el fútbol desde el patriarcado también la violenta, tal es el caso de la trata con fines de explotación sexual que se eleva cuando está por disputarse un clásico  o un torneo internacional del nivel de la Copa del Mundo. El enfoque siempre es el hombre, la mujer como entretención (a todos los niveles) tiene que brindar placer sexual al espectador, para que cuando salga del estadio vaya en pos de lo exótico para celebrar el triunfo o para apaciguar la derrota.

Es inconsecuente, inhumano y retrógrado que el balompié siga siendo un tema tabú y se le niegue la oportunidad de practicarlo al sexo femenino. Bajo la consiga patriarcal que dicta que es un deporte exclusivo de hombres. No hay nada en este mundo que sea solo de hombres o solo de mujeres (salvo parir), lo contrario son normas que ha impuesto el patriarcado desde su misoginia. Un atraso cultural solapado por todos como sociedad. El mismo derecho tienen los hombres como las mujeres de practicarlo.

A esta invisibilidad contribuyen los padres de familia, la comunidad, los docentes de escuelas (porque el balompié forma parte de la Educación Física y funciona como medio), los entes deportivos de cada país (como las federaciones de fútbol y el Comité Olímpico) y, a nivel internacional la corrupción desmedida y el patriarcado a todo vapor de la FIFA, ente que durant décadas quiso tapar el sol con un dedo, negándoles participación y proyección  a las mujeres en los campeonatos federados. Todos inmersos en esa burbuja rancia que ve y hace de las mujeres un objeto, que las cosifica, minimiza, excluye, violenta y señala conforme su identidad sexual.

Sí, en disciplinas como el fútbol bajo las garras del patriarcado, la mojigatería y la doble moral, la mujer lleva las de perder siempre, porque si llega luz a ella es debido a su identidad sexual, desvalorizando por completo su capacidad, su aporte, su integridad como ser humano y su talento deportivo. Hacen de su identidad sexual el cimiento para toda crítica que la desvalorice.

Algo, no mucho

En la última década la FIFA ha comenzado a abrir espacios, pero siempre con migajas: ¿cuánto invierte en el fútbol masculino y en el fútbol femenino? ¿Cuánto es el salario de un árbitro y de una árbitra? ¿El hospedaje? ¿Las canchas? ¿El recurso humano y material? Un punto muy importante y cuestionable es el campo sintético en el que jugaron este reciente Mundial Femenino, atentado en su totalidad para la salud física y emocional de la jugadoras. ¿La FIFA permitiría realizar un Mundial Masculino en campos sintéticos? Jamás. Pero la FIFA sólo es la punta del témpano de esta sociedad patriarcal mundial, lo cual no la excusa de su responsabilidad.

Pero, por otro lado, ¿qué hacemos nosotros como sociedad para derribar los estereotipos en cuanto a la mujer y el fútbol? ¿Seguimos creyendo que su participación en deportes de contacto debe ser prohibida? ¿La vuelve menos mujer practicarlos? ¿En qué sentido? ¿Es menos mujer alguien que practique fútbol respecto de alguien que practique ballet o nado sincronizado? ¿Qué haremos con las miles de niñas que quieren jugar fútbol en lugar de muñecas y cocinita? ¿Nos atreveremos a seguir cortando alas?  ¿Seguiremos negando la capacidad de una mujer para dirigir juegos de hombres, como entrenadora, personal médico, preparadora física, árbitra? ¿Por qué no negamos de la capacidad de los hombres en juegos de mujeres?

En países en desarrollo siguen siendo hombres los encargados de todo lo que tiene que ver con el fútbol femenino, ¿acaso aún no es tiempo de  abrir las puertas a la participación de la mujer? ¿Por qué a nivel mundial seguimos negando la participación de las mujeres en encuentros deportivos -como árbitras y entrenadoras-, pero sí las visibilizamos como objetos sexuales? Una mujer es cuestionada en su capacidad si se viste de árbitra, pero es aplaudida si entra al terreno de juego como edecán. Y qué decir de las compañeras sentimentales de los jugadores, que el papel que ocupan en todo esto es el de musas, el de maniquíes, que respiran y viven por ellos, que sueñan por ellos, que viven la vida de ellos y no una propia. Una frustración  personal porque siempre será la esposa, la novia, la compañera de. Siempre serán el trofeo de exhibición. 

¿Qué hará el Ministerio de Educación con el fútbol como medio en las clases de Educación Física? ¿Qué hará como con él como herramienta en actividades extracurriculares? ¿Qué hará el Ministerio de Cultura y Deportes con esta disciplina deportiva y la participación de la mujer? ¿Qué hará la televisión mundial y las marcas deportivas y todo lo que rodea al deporte más hermoso del mundo?

Y nosotros, nosotros simples mortales, qué haremos desde nuestros lugares para que el fútbol deje de ser tema tabú en cuanto a la participación femenina se refiere. ¿Cuándo nos vamos a involucrar para hacer de este mundo una realidad equitativa y que nos permita a todos por igual disfrutar sin prejuicios, prototipos ni exclusiones? ¿A qué carencias, insultos, barreras se tiene que enfrentar una niña, adolescente o mujer para practicar el fútbol?

Tengamos las agallas y la consecuencia humana de cambiar este mundo, por las que ya no están, por las que están y por las que vienen.

Posdata: para todas las niñas allá afuera, las adolescentes y mujeres que vivan, sueñen y coman fútbol, no permitan que nadie, que absolutamente nadie les arrebate el anhelo. Que nadie les corte las alas, que nadie las excluya de vivir la pasión del deporte más hermoso del mundo.

@ilkaolivacorado Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." target="_blank">contacto@cronicasdeunainquilina.com

Blog de la autora: Crónicas de una Inquilina 

Visto 1305 veces Modificado por última vez en Lunes, 01 Febrero 2016 19:01
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc