Martes, 06 Mayo 2014 13:14

Masa Crítica Cochabamba

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Parada de la Masa Crítica Cochabamba en El Prado (28 marzo de 2014). Parada de la Masa Crítica Cochabamba en El Prado (28 marzo de 2014). Foto: María Julia Ruiz

Facebook Oficial

María Julia Ruiz / Cochabamba

“Use su bici”, invitan quienes integran la caravana de gente montada sobre dos ruedas, mientras hay quienes silban o pulsan las campanillas… Es la Masa Crítica, cuyo principal postulado es “reactivar el uso de la bicicleta como medio de transporte” limpio, respetuoso, saludable, entretenido. En Cochabamba se articula, fundamentalmente, a través de una página Facebook que deja leer la frase identitaria de perfil: “grupo de ciudadanos movilizados a propulsión humana sobre 1, 2 o más ruedas”.

Haz clic aquí para ver este mapa en pantalla completa

 

masa05

El nombre de "Masa Crítica" se tomó del documental sobre ciclismo, de 1992, Return of the Scorcher, dirigido por Ted White.En el film, el diseñador de bicicletas George Bliss describe una típica escena en China, donde los ciclistas a menudo no pueden cruzar las calles por la cantidad de autos en circulación y la falta de semáforos de control de tráfico. Paulatinamente, más y más ciclistas se juntan a la espera de cruzar la calle, y cuando hay un número suficiente, una "masa crítica" —como Bliss la llamó— pedaleando en conjunto puede avanzar obligando a los autos a detenerse.

El movimiento de los ciclistas, que tiene 21 años a nivel internacional, ha comenzado hace tres en Cochabamba. Lo que podría resultar extraño, considerando que en esta ciudad valluna pedalear no sólo como diversión, sino como alternativa de transporte, es parte de una larga tradición. De hecho, la ciudad es la tercera de Latinoamérica con más bicis (http://www.portafolio.co/portafolio-plus/las-ciudades-america-latina-que-mas-usan-la-bicicleta), y la urbe boliviana donde más familias cuentan con una (http://reyquibolivia.blogspot.com/2014/02/dos-terceras-partes-de-los-hogares-no.html): Lo que ha sucedido es que el crecimiento urbano y la mayor cantidad de motorizados no ha respetado esa tradición y la circulación se ha tornado en peligrosa.

La Masa Crítica cobra fuerza, precisamente, en el intento de reivindicar la necesidad y el derecho de movilizarse en bicicleta, pero con seguridad. Saber que en el mundo existe similar preocupación, ha sido como la catapulta para moverse también en Bolivia.

masa03La dinámica plantea un encuentro periódico, a las 19:00 de cada último viernes de mes. El punto usual de reunión es la plazuela Constitución, ubicada en la ruta de la Av. Salamanca, entre la plazuela Colón y Quintanilla. La convocatoria se hace vía Facebook, el mejor aliado para articular la actividad, según es fácil comprobar mediante un sondeo entre quienes responden a la convocatoria. Como suele pasar, siempre hay alguien que llega primero y los demás, uno a uno, se le van uniendo guiados por la bicicletas (la señal de que todos están allí por la misma causa, así no se conozcan). Antes de partir, todos asumen algunas reglas: siempre moverse en masa; si uno pasa, pasan todos; utilizar sólo un carril, el de la derecha; los más inexpertos circulan al medio; si alguien se detiene, por algún problema, todos lo hacen y esperan…

Una vez clara la hermenéutica, la caravana se lanza a recorrer la ciudad durante aproximadamente dos horas. El recorrido usual es: plazuela Constitución, Av. Salamanca, Plazuela Quintanilla, Puente Recoleta, Av. Pando, Av. América (dirección oeste), hasta llegar a la Av. Libertador Bolívar, dar vuelta a la plazuela de Cala Cala y descender por la Av. Libertador Bolívar rumbo a El Prado, hasta llegar a la plazuela Colón. El trayecto se pone estrecho por la calle 25 de Mayo y así se llega a la calle Bolívar para entrar a la plaza principal de Cochabamba, la 14 de Septiembre, en torno de la cual se pedalea y se toma la calle Sucre que es bastante más estrecha, de manera que hay que formar una fila y rozar casi con los automóviles; se toma la Av. San Martín, dirección norte para volver a recorrer El Prado hasta desembocar en la Plaza de las Banderas.

La causa

masa01

El propósito principal de la movida en las calles y en la red –que hasta el 7 de abril tenía 1.023 seguidores-- es incidir en la conciencia de los conductores de motorizados sobre la presencia de los ciclistas, sus derechos y la necesidad de una coexistencia. Algunos choferes festejan el paso de la caravana tocando la bocina y haciendo barra, otros protestan --“movete flaca”-- y también tocan la bocina (la herramienta es la misma, pero se nota la diferencia cuando quien la usa festeja o reclama). Algunos peatones miran atónitos, otros preguntan “¿qué están haciendo?”; ”promoviendo el uso de la bicicleta”, grita algún ciclista y los peatones aprueban. Hay una cierta complicidad entre caminar y pedalear; la misma marginalidad ante la preponderancia motorizada, tal vez.

Otro objetivo, que tiene que ver con el cuidado del medio ambiente, es ir relegando el uso de autos que, en el caso de Cochabamba, plantean graves problemas de contaminación y de salud. “La bicicleta es el mejor vehículo de todo el universo. Bájate del auto y pedalea!!”, arenga un seguidor que cita una infografía delMovimiento Furiosos Ciclistas, en la que se grafica cómo la bici ayuda a ahorrar espacio, materia prima, energéticos (combustibles) y, por tanto, a hacer más vivible la ciudad y la propia vida.

masa04La Masa Crítica es inclusiva “desde todo punto de vista”, asevera Christiam Nogales, coordinador del movimiento. Por eso se ha trazado el objetivo de atraer a ciudadanos de distintos estratos sociales, edades y actividades. Facebook ayuda en ese sentido, pues a diario son publicados textos —”Por un auto menos”, “Rueda feliz por la vida!!!!”—, ilustraciones, chistes y otros mensajes que tienen la virtud de reforzar el sentido de comunidad. También se dan consejos sobre la mejor forma de conducirse sobre dos ruedas o sobre cómo hallar la mejor bici o cómo arreglarla por uno mismo a la manera de un hacker. Y, por supuesto, se invita a acudir a citas públicas como La hora del planeta o El día del peatón.

Que salir a las calles sobre dos ruedas es una actividad inclusiva lo muestra la caravana de enero 2014, cuando se unieron los hamburgueseros, como describe Thomas Mc Donagh (participante irlandés de la Masa Crítica en Cochabamba): “Fue bien chistoso, estábamos subiendo la Av. San Martín, pidiendo a la gente que use más su bici, y a la altura de la plaza Colón había unos cuantos puestos móviles de venta de hamburguesas; los dueños, que se mueven en bici, nos vieron, nos escucharon y se juntaron a la Masa con todo y puesto de comida. Subieron El Prado con nosotros, gritando y silbando; creo que se sentían más valorados, más visibles en medio del grupo para reclamar un mejor trato por parte de los conductores”.

Para Nogales, es evidente que muchas personas simpatizan con el movimiento, según se deduce por los seguidores en Facebook y los aplausos en la calles, aunque no todos se animan a participar del pedaleo, a la espera de que se den las condiciones de seguridad. Ocurre que los ciclistas en Cochabamba enfrentan varios riesgos. Mc Donagh explica que “los conductores de auto no usan mucho su guiñador, entonces nunca sabes cuándo van a girar; muchos no están acostumbrados a dejar espacios para las bicis ni a mirar por el retrovisor para evitar un accidente; tampoco avisan antes de girar o estacionar, y están las personas de autos parqueados que abren las puertas sin mirar”.

El futuro

masa02

El movimiento ha trabajado con instancias gubernamentales para establecer reglas de urbanismo que favorezcan a los ciclistas: estacionamientos, señalización, seguridad, normativa, bicisendas y adecuación de rutas, entre otras, que han quedado truncas una vez que llegaron al Concejo Municipal, por lo que la Masa Crítica sigue su actividad de manera independiente, sin dejar de alentar a la gente a usar más la bici por salud, por cuidado del medio ambiente y por la interacción humana que permite, todo lo cual se prueba al ser parte de las salidas con la Masa Crítica. La consigna, en las redes y en la caravana, es “pasar la voz” y “llevar a alguien más”.

Ese “pasar la voz” en la red se traduce en una actualización constante, con mensajes creativos, como se ha dicho, y con fotografías inspiradoras, como las de Julio Cortázar o Sean Connery o Arnold Schwarzenegger o del escritor cochala Ramón Rocha Monroy en pleno pedaleo.

Leer también:

Ciberactivismo a la boliviana

Visto 8282 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Junio 2015 16:42
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc