Martes, 26 Mayo 2015 14:10

“Rechazar la maternidad nos expone a la condena”

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Mariana tiene 30 años. Hace tres decidió interrumpir su embarazo, consciente de que su objetivo en la vida no incluye ser madre. El sufrimiento que ha vivido tiene que ver con lo ilegal de su acción y una condena social que casi la mata.

Carla Hannover / La Paz

rechazar“Hablar de esto me es muy difícil. Quizá porque lo que hice no es lo que la sociedad espera de una mujer. Yo no quiero ser madre y decidí interrumpir mi embarazo”, relata Mariana en medio de una reunión de mujeres activistas que buscan la despenalización del aborto.

De esa decisión han pasado cerca de tres años, Mariana acaba de cumplir 30 y, sin embargo, hasta hace poco ha necesitado de muchas terapias psicológicas y alternativas para solucionar los conflictos y los remordimientos que le acarreó esa decisión. “Seguimos creciendo con la idea de que la maternidad es una bendición, de que ser madre es un privilegio ¿Hasta qué punto las mujeres debemos aceptar esas ideas?”.

Cuando se enteró de que estaba embarazada, “yo sabía que no quería tener al bebé y eso me causaba mucho conflicto, principalmente porque vivimos en una sociedad que condena el aborto y no sólo penalmente. Hay una condena moral que es mucho peor”. Su pareja no era alguien en quien podría apoyarse. “Me deprimí a tal punto que me estaba dejando morir”. Sin alternativas, buscó a alguien que la ayudó a dilucidar sobre los conflictos internos, a identificar las causas y entonces estuvo lista para interrumpir el embarazo.

“El aborto seguro es tema de salud pública, es también una lucha por la vida de las cientos de mujeres que mueren por una mala práctica”, señalan las activistas que participan de la reunión. Sin embargo, Mariana va más allá pues sabe que los resabios que le ha dejado esa decisión no se curan con una aspirina. “Sería interesante que el Estado, además de garantizar un aborto seguro, implemente servicios psicológicos para las mujeres que deciden abortar, pues la sociedad nos ha hecho creer a las mujeres que por interrumpir un embarazo o por no querer ser madres somos la peor escoria, por no decir criminales”.

No todas las mujeres que abortan dicen sentir ese peso. Pero, señala Mariana, la decisión es difícil, no es como extraerse una muela, de allí que las declaraciones del presidente del Senado, Luis Alberto Gonzales, acerca de querer impedir que el aborto se convierta en “un deporte nacional”, suene a desproporcionado y devele la sociedad machista que hace presa de las mujeres y de los hombres.

Penalización

En Bolivia, el aborto está penalizado desde 1973 y se castiga con uno a seis años de cárcel, dependiendo de las circunstancias en que se practique. Es legal únicamente cuando la vida de la madre se encuentra en peligro o en caso de violación, estupro, rapto no seguido de matrimonio o incesto y siempre que la acción penal por tales delitos se haya iniciado.

El aborto mal practicado es la tercera causa de mortalidad materna en el país, luego de las hemorragias y las infecciones durante el parto. Según un estudio divulgado en 2013 por la investigadora estadounidense Natalie Kimball, en Bolivia cada día abortan 115 mujeres. Bolivia es uno de los países con más alta tasas de aborto del continente, después de Haití y de Cuba, aunque en este último país el aborto es legal desde hace décadas, se lee en un nota del diario El Día.

Para Mariana, esas cifras y la renuencia a despenalizar el aborto son producto de la “doble moral” que impera en la sociedad boliviana, la que insiste en definir que buena mujer es sinónimo de “abnegada madre”, a la sombra de iglesias, la católica una de ellas, que exigen que el sexo se practique sólo para procrear y que a los hijos los envía Dios, etc., etc.

“¡Basta!”, exige Mariana.

Visto 2281 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Junio 2015 11:25
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc