Lunes, 13 Abril 2015 10:05

La mirada boliviana sobre Charlie Hebdo se posa en Sucre

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

"La libertad de manifestar lo que uno quiera está por encima de todo", "no se puede decir cualquier cosa"; "los dibujantes de la revista francesa se sobrepasaron…". Hubo un verdadero debate en la inauguración sucrense de la exposición itinerante "Charlie Hebdo, una mirada desde Bolivia".

Gemma Candela / Reportería desde Sucre

 20150411 163546Las obras están expuestas en el patio de la Alianza Francesa de Sucre.

Más que conversatorio, la charla inaugural de "Charlie Hebdo, una muestra desde Bolivia" en Sucre, fue un debate intenso. Los ponentes tuvieron posturas diferentes y el público contribuyó a plantear una discusión que se prolongó hasta más allá de las 21.00. La inauguración tuvo lugar el 11 de abril, a las 19.30, en la Alianza Francesa de la capital boliviana.

“La libertad de expresión ha pretendido ser acallada por terroristas”, tomó la palabra el periodista Óscar Díaz Arnau al referirse al atentado mortal contra el semanario parisino que motivó la reacción de los ilustradores bolivianos. Díaz destacó el lápiz como un elemento que aparece en la mayoría de las ilustraciones de la muestra. “Pretendieron romper un lápiz, pero no se pueden romper todos; la caricatura es un arte que se ejerce en libertad”. Franz Flores, integrante de Investigasur, coincidió con esta lectura e hizo hincapié en el encuentro y lucha de culturas que se da en países como Francia, realidad que no está exenta de choques como el que sufrió la publicación satírica.

El fotógrafo Willy San Miguel manifestó su desacuerdo con una defensa de la libertad de expresión irrestricta. Mostró una de las tapas de Charlie Hebdo en la que aparece un hombre usando un Corán como escudo, al que atraviesan las balas e impactan sobre la persona, mientras se lee: “El Corán es una mierda. No detiene las balas”. Según él, expresiones como ésas, que calificó de ofensivas, son comparablse con el ataque armado de los asesinos de los caricaturistas franceses.

El ilustrador Sebastián Prada opinó que, aunque la libertad de expresión tenga carácter universal, es una verdad que no es un regalo y que, por el contrario, está "coartada". Tan es así que, si no te matan, como pasó en Francia, te atacan. Consideró y recordó lo sucedido con la viñeta realizada por Al-Azar en marzo del año pasado, a raíz de la pasarela que mató al caer a varias personas durante el Carnaval de Oruro; mucha gente se alzó contra el dibujante, cuando él reflejó una realidad sin malicia ni burla: que la gente siguió bailando pese a los muertos. Es decir, no es el dibujo, es la realidad a la que alude la que debería preocupar.

El periodista de Televisión Universitaria, Édgar Fernández, había abierto la velada afirmando que la libertad de expresión es una “conquista del ser humano” y que está vigente en Bolivia gracias, en gran parte, a la lucha que periodistas nacionales libraron en los ochenta.  “El periodista no está para aliarse con nadie; es el contrapeso de los totalitarismos”, dijo, y reconoció que de todas maneras tal libertad es limitada.

Público en la expo sobre Charlie Hebdo en Sucre.

Expresarse en Sucre

Cuando llegó el turno de pasar el micrófono al público, aunque hubo una timidez inicial generalizada, pronto la concurrencia pidió la palabra. Jóvenes, alguna niña con su madre, una residente francesa y otro belga, dibujantes... De ellos surgieron voces a favor y en contra de la libertad para decir lo que se quiera, alusiones a la creencia religiosa propia y a la islámica, confusión entre libertad de expresión y libertad de prensa... que se alternaron durante más de dos horas de debate.

Tampoco se olvidaron de señalar la realidad de Sucre, como “las señoras que se sientan en la plaza 25 de Mayo a criticar a las chicas que van en minifalda”, dijo uno de los dibujantes, y que habría que expresar, por qué no, mediante dibujos. Otros asistentes hicieron hincapié en lo difícil que es a veces ejercer la libertad de expresión en la ciudad capital de Bolivia sin encender enconos.

Unos señalaron que las caricaturas de Charlie Hebdo eran ofensivas y que no deberían publicarse, a lo que Díaz y Flores respondieron que si alguien se siente atacado, puede acudir a los tribunales correspondientes. Lo que no justifica ataques físicos para acallar al opinador.

San Miguel planteó que si la madre de uno de aquellos dibujantes hubiera sido motivo de burla en un medio, no le habría gustado a ninguno, a lo que le respondieron que no es lo mismo atacar directamente a una persona, lo cual es denunciable, que apuntar a las ideas, a cualquier idea, una de ellas la creencia religiosa.

¿Y qué cabe hacer si no se está de acuerdo con lo que se publica? “Las personas tenemos el poder de cambiar de canal, de hacer zapping”, ejemplificó Díaz. Por ello mismo, si a alguien no le gusta Charlie Hebdo, no tiene por qué leerlo, pero sí respetar a los que les gusta. 

De esta forma, con ideas distintas, quedó claro que se puede convivir si se las expresa en un marco de respeto y con el ánimo de escuchar a los otros.

20150411 203508

De izquierda a derecha: Edgar Fernández, Franz Flores y Oscar Díaz.

El tema está planteado; algunos pidieron que se organice otro debate más adelante. Y los cuadros estarán expuestos en el patio de la Alianza hasta el 17 de abril, como antes estuvieron en las alianzas de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. Su siguiente y última parada, de la mano de La Pública y con el auspicio de Hivos, será la Casa de la Cultura de Tarija.

Visto 1719 veces Modificado por última vez en Viernes, 10 Julio 2015 13:15
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc