Jueves, 03 Julio 2014 14:26

“Hay que descolonizar la mente de los papás”

Escrito por

Domingo Cruz Mamani Cullhuara, director del Colegio Nacional Bolívar

Milen Saavedra / La Paz

“Difícilmente podemos decir que éste es un colegio que ha mantenido toda su tradición”, afirma Domingo Cruz Mamani Cullhuara, director del Colegio Nacional Bolívar, establecimiento que este año cumple 90 años de enseñanza exclusiva para varones. Ubicado a pocos metros del paseo de El Prado paceño, sus 750 estudiantes están divididos en 28 cursos que corresponden a los seis grados del nivel secundario.

A principios de junio reciente, el colegio hizo noticia y no precisamente por sus nueve décadas de trayectoria, sino porque un grupo de alumnos y padres de familia rechazaron el ingreso de una estudiante mujer, alegando que así se “rompería la tradición”. Mamani explica que si la joven aún no fue aceptada es porque debe “esperar hasta el fin del bimestre para hacer transferencias”.

Mamani lleva las riendas de la dirección desde 2008, aunque es profesor del Colegio Nacional Bolivar desde 1989. Asegura que los alumnos se caracterizan por ser creativos, innovadores y aplicados: “Un buen porcentaje de los estudiantes que salen de este colegio hacen una carrera universitaria.

El 29 de mayo pasado, una estudiante pidió incorporarse al turno de la mañana, de varones, ¿cuál fue su posición al respecto?

Simplemente la de cumplir lo que la normativa dispone. Normalmente, las transferencias vienen con instrucciones o algunas disposiciones de las autoridades superiores y aquí lo único que podemos hacer es la ejecución.

Para que la estudiante gane un poco experiencia y a fin de que no tengamos problemas luego, mi autoridad dispuso que asistiera a manera de prueba cuatro días al colegio. De esta forma veríamos cuál sería la reacción, tanto de la señorita como la de mis estudiantes. A raíz de eso se generó un escándalo por parte de los padres de familia y algunos estudiantes, y al final todo quedó en nada.

¿Por qué quedó en nada?

La joven solicitó extraña e insistentemente hacer esa transferencia, pero se la derivó a las autoridades en vista de que no era pertinente la época para hacer estas transferencias. Normalmente la época de transferencias se abre a fines de cada bimestre, entonces estábamos a mediados del segundo bimestre y no era factible.

¿Por qué el Colegio Nacional Bolívar (turno mañana) incumple la Ley 1565 de la Reforma Educativa que establece que ningún establecimiento educativo puede seguir siendo sólo de varones o sólo de mujeres?

En la época de matrículas vienen funcionarios del Ministerio de Educación, de la Defensoría del Pueblo y del Viceministerio de Descolonización a supervisar cómo está la matrícula para, así, evitar precisamente que alguna instancia en el colegio busque mecanismos para marginar a las señoritas. Pero son los padres de familia de las alumnas los que se abstienen de matricularlas cuando se enteran de que la mayoría de los estudiantes es de varones. Lo mismo pasó este año. Ésta es nuestra realidad y es lo que se les explica a las autoridades en reunión plena.

El presidente Evo Morales promulgó en 2010 la Ley contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, que condena por ejemplo la discriminación de género; ¿no cree que el colegio está incumpliendo la norma?

No, porque no le hemos negado el ingreso a la alumna. Cuando se abra la transferencia (en julio), si la familia insiste en solicitar la transferencia, darle viabilidad o poner alguna condicionante es competencia de la Dirección Distrital. En este caso, las autoridades superiores determinarán si es viable o no la transferencia de la joven y, en función de eso, se ejecutará la decisión. Sin embargo, creo que la familia debe reflexionar respecto a si es o no pertinente llevar a cabo la transferencia, que se va a abrir recién en julio. Por otro lado, me atrevo a decir que entre los padres de familia y los estudiantes, el 90% no vio inconvenientes a la transferencia. Solamente fue un grupo reducido, unos tres o cuatro padres de familia y unos diez estudiantes los que causaron este tipo de escándalos, que no debería haber pasado a mayores. Esto debería haber pasado simplemente como una experiencia para que nosotros pudiéramos analizar. Desde el momento en que la prensa intervino, se sobredimensionaron muchas cosas.

Si aprobaran la transferencia, ¿la acataría?

Claro, yo aceptaría el ingreso de la estudiante al colegio. Difícilmente me puedo negar, porque si me niego estaría vulnerando la Ley contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación.

El alumnado sostuvo que aceptarán la educación mixta solo después de cumplir el centenario, es decir, dentro de diez años, porque quieren “preservar la tradición de ser un colegio de hombres” ¿Qué opina de esta tradición?

Los jóvenes que se han manifestado en la prensa no representan a la mayoría. El argumento de la tradición no me parece muy valedero ni fundamentado. Hay muchas tradiciones que se pueden mantener, aunque el colegio se vuelva mixto. No entiendo a qué le llaman tradición. La realidad es que la forma de educar o el trato a los estudiantes de hace 10 años es totalmente diferente a la actual. Difícilmente podemos decir que éste es un colegio que ha mantenido toda su tradición, más bien hemos cambiado muchas tradiciones y creo que debemos apuntar a ello.

¿Qué tipo de valores morales se inculcan en este establecimiento? ¿Se habrá trabajado alguna vez el tema del machismo?

Los valores son parte de la concepción misma del grupo social que tenemos. Tratamos de formar siempre en valores como la honestidad, respeto y tolerancia en los estudiantes. En ese aspecto, yo me siento satisfecho porque la conducta de varios de nuestros estudiantes es bastante aceptable, reconocida en todas las presentaciones que hacemos. Lastimosamente, en todo grupo social siempre hay una o dos personas que no se acomodan a este tipo de conductas.

A los docentes se les instruyó que a diario hagan cinco minutos de reflexión humana al margen del conocimiento teórico y lo están haciendo. Entonces, eso hace mucho en cuestión de sensibilidad espiritual. Nuestra premisa no es formar intelectuales, es formar personas capaces de integrarse a la sociedad lo más productivamente posible, esa es la misión que nos hemos establecido.

¿Se ha contemplado la posibilidad de convertir, el próximo año, el turno de la mañana en un colegio mixto?

En algún momento mi persona advirtió al Ministerio de Educación de que, si realmente se quiere convertir el colegio en mixto, no arriesguemos a una, dos o tres personas jóvenes, porque se corre el riesgo de que abandonen con el tiempo. En cambio si viniera todo un curso sería mucho mejor porque así se pueden hasta apoyar entre las alumnas. Actualmente, estas condiciones no están dadas.

Además, es cierto que muchos padres dicen que los traen a sus hijos porque este colegio es sólo de varones y que “con las chicas se echaría a perder”, un concepto que manejan mucho. Éste es un problema social que hay que analizar detenidamente porque, aunque no parezca, está en todo lado. Hay que trabajarlo, hay que tomar consciencia con los estudiantes.

A estas alturas, no veo diferencia en que las damas puedan o no ingresar a este colegio. Hoy en día ya no se puede hablar de los roles sociales de hombres y mujeres como los de antes. Entonces, para los estudiantes no va a ser extraño que entren 10 o 20 alumnas, el trato va a ser igual.

¿Qué le ha enseñado esta experiencia?

A analizar mejor y a observar las reacciones de las personas respecto a un cambio social. Toda situación y coyuntura siempre permite ver qué pasos se deben seguir en adelante y cómo hay que hacerlo. Hemos visto que, a veces, una o dos personas pueden generar un alboroto universal y hay que ir trabajando en estos ámbitos antes de querer hacer algunos cambios.

Para mí es una experiencia más para poder ver cuál es la pertinencia o no de que ingresen las mujercitas a este colegio. Las autoridades también han definido y determinado que para evitar cualquier incomodidad futura van a ver si viabilizan o no la transferencia de la alumna.

Lo cierto es que a todos nos ha servido de reflexión y es un poco interesante hasta el cambio de discurso. En un momento decían los propios estudiantes y papás que la negativa era por la tradición, pero después dijeron que no se oponían a que venga una mujer. Entonces cuando dijeron eso, recapacitaron y vieron que no estaban en condiciones de oponerse.

Por eso, después de vacaciones de invierno, con la cabeza un poquito más fría trabajaremos con todos los profesores para analizar lo que pasó y cuál será la posición real que deberíamos adoptar en el futuro, no solamente en el colegio, sino también con las autoridades. Eso hay que irlo trabajando, pero no creo que se solucione este año, ni el próximo; es un proceso largo. Hay que, como dice el Gobierno, descolonizar la mente de los papás para que, a través de ellos, se pueda descolonizar la mentalidad de los estudiantes. Ésa es la parte de la descolonización que hay que ir trabajando.

Visto 1764 veces Modificado por última vez en Martes, 21 Abril 2015 11:57
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc