Martes, 24 Noviembre 2015 20:38

Mujeres Creando tiene la receta del pan que se cuece en la Asamblea legislativa

Escrito por
Entrevista de María Galindo con un asambleísta. Entrevista de María Galindo con un asambleísta. Mujeres Creando

El colectivo feminista apela al crowdfunding para publicar el resultado de la investigación "No hay libertad política si no hay libertad sexual". ¿Por qué una persona debería aportar? María Galindo devuelve la pregunta con otras: ¿No quisieras saber de qué está hecho el pan que te comes? ¿Cómo es el horno? ¿Qué ingredientes se utilizan? ¿Cómo se amasa? El estudio tiene mucho que ver con democracia; si te importa la democracia querrás saber cómo se cocina. Y Mujeres creando está en el horno de las leyes".

Mabel Franco / La Paz

Si algo sorprende “muchísimo” a la feminista María Galindo, de las entrevistas con parlamentarios bolivianos, es que percibe, en medio de la diversidad de respuestas, una línea que hace ver más factible la aceptación del matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo, que la despenalización del aborto. Es decir que los legisladores consideran “más demoniaco que las mujeres seamos soberanas y dueñas de nuestro propio cuerpo, más demoniaco que las mujeres no nos casemos, que dos maricones quieran casarse”.

Esta conclusión es una de las que emergen del estudio “No hay libertad política si no hay libertad sexual”, que con el respaldo de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional comenzó en septiembre y que avanza "por la tozudez y el entusiasmo" del colectivo Mujeres Creando.

La oficina que se les había concedido en el segundo piso del edificio de la Vicepresidencia, donde se instaló un set para las entrevistas personales, cada una de 20 minutos de duración, ya no está disponible. El vicepresidente Álvaro García Linera la requirió “con amabilidad”, y autorizó a las investigadoras a continuar “correteando” a los asambleístas por los pasillos del Poder Legislativo.

Galindo lamenta que se perdiera la privacidad con que se procedió con el 80% de las entrevistas; pero su equipo disfruta ahora de los muros que hablan, de la reacción de las personas en la Asamblea Plurinacional, de la colaboración que funcionarios están dispuestos a brindar o de la suspicacia con que reaccionan siempre los policías.

Pero éstos son aspectos de forma, anécdotas. El fondo está en lo que van develando los entrevistados. “Joyas”, llama Galindo a las respuestas. Algunas de ellas las ha dejado filtrar ya por radio Deseo: una legisladora de un estado laico afirmando que a la hora de tomar decisiones sobre aborto, por ejemplo, apela a su formación católica, o la de un legislador (un hombre de 60 años, antiguo maestro de escuela en Sucre) que piensa que la homosexualidad es contagiosa.

La curiosidad está acicateada. Mujeres Creando prevé satisfacerla con la publicación de los resultados de estos diálogos en forma de un paquete que incluirá un libro y un audiovisual (DVD). Lo que falta ahora es dinero para la edición del material, mientras se continúa entrevistando a todos los que quieran ponerse del otro lado del micrófono –pues hay asambleístas como Susana Rivero que han hecho saber que no se someterán salvo que sea obligatorio, y otros que como los presidentes de Diputados y Senadores, respectivamente Gabriela Montaño y José Alberto Gonzales, que no han dicho ni sí ni no, como el propio García Linera--.

Ayni para la publicación

El colectivo apuesta por el crowdfunding o colecta de dinero que apela a la gente a través de la web. A fin de mes, el sistema dirá si se ha alcanzado los 8.000 euros y cada aportante tendrá asegurado el libro y el DVD, además de otros materiales que se suman si el aporte es mayor. Si no se reúne la cifra, no se hará efectiva la donación de quienes ya se hayan manifestado. La gente no pierde, dicho de otro modo, sino la oportunidad de tener ese material en las manos. Aunque Mujeres Creando tiene ases bajo la manga y, si no los tiene, los inventará. Pero que va a publicar, va a publicar, afirma María, quien confía en que la gente, de Bolivia y el extranjero, responderá positivamente.

La confianza en esa respuesta radica, por una parte, en el carácter inédito del trabajo, “que resultará relevante para la mariconería mundial, lo que no es pretencioso decirlo, pues la conozco bien, soy integrante gozosa de redes de maricones, lesbianas, trans a lo largo y ancho del mundo y sé que, lamentablemente, no se ha trascendido la lógica de demandar matrimonio igualitario, unión civil, en diferentes formatos, adopción o identidad genérica”. Son “tres temas importantes; pero siempre se ha ido en la lógica de esa demanda clientelar al Estado, sin que se transformen las bases mismas, las nociones sociales de sexo, cuerpo, género, identidad sexual, placer ni nada. En ese sentido, este trabajo hecho en Bolivia es algo novedoso”.

Por otra parte, la investigación que tiene como hilo conductor la homofobia no es sólo para maricones, sino para toda la sociedad. “Cuando hablamos de homofobia estamos hablando de sexualidad no de maricones, sino de cómo vives tu condición de mujer, de hombre, de tu placer, de cómo vives la idea de sexo es coito y esas cosas”. María hace estas preguntas a los legisladores, preguntas referidas al imaginario en torno de la mujer y del hombre y de esta manera va abriendo una “caja negra” que tiene las claves de las leyes para el ámbito social en el país: lo mismo animalistas que niños, niñas y adolescentes, lo mismo ecologistas que feministas, etc.

¿Caja negra? “Sí, tal cual. Por eso la Ley de la violencia contra las mujeres, por ejemplo, entró una y salió otra; en la Asamblea se ponen en juego pactos e individualidades que a la hora de justificar una decisión sacan a dios, al diablo y no sé a quiénes más”.

El libro “es, por tanto, sobre democracia”. Ocurre que en Bolivia, democracia se confronta con dictadura, algo que resulta muy simple; válido pero insuficiente y yo no lo acepto”. Como no acepta, amplía, la democracia liberal, caudillista, presidencialista como es la boliviana, “en la que no existe representación política”. La prueba sale a relucir en la investigación, pues a ver quién se sentirá representado o representada (en las respuestas).

Hay, cuenta la feminista, gente pragmática que le dijo que no creía que de la investigación saliese algo que no se pueda imaginar. “Yo les respondo que una cosa es imaginarlo y otra constatarlo; hay un trecho enorme. Además, no es lo mismo que un heladero diga algo a que lo diga un legislador; la relevancia no es la misma. Por eso no podemos resignarnos. ¿Cuál es el criterio de la representación política? En ello voy a horadar”.

¿Por qué aportar?

La investigadora de Mujeres Creando devuelve la pregunta con varias otras: ¿No quisieras saber de qué está hecho el pan que te comes? ¿Cómo es el horno? ¿Qué ingredientes se utilizan? ¿Cómo se amasa? Pues el estudio tiene, "como explico, mucho que ver con democracia; si te importa la democradia querrás saber cómo se cocina. Y Mujeres creando estamos en el horno de las leyes, haciendo travesuras".

Maria Galindo dice que nadie como ella y su equipo conoce ahora tanto del grupo humano que compone la Asamblea. Ni Evo Morales ni García Linera. “Estoy convencida de que no se tomaron la molestia de conocer a ese grupo que es muy variado, ciertamente, pero muy anulado en su aporte. Por eso, muchos diputados me agradecieron la oportunidad de tener una palestra para hablar. Por eso, una mujer diputada de una circunscripción especial, yuracaré, acudió con pánico, y no por mí, sino desde el pánico de su condición de diputada, y se mostró dispuesta a exponerse como los intelectuales, no”.

Por si acaso, aclara, en esta investigación no hubo posibilidad de caer en la trampa de lo políticamente correcto. “La entrevista no lo permite, pues llega a la profundidad desde la subjetividad, desde la posición personal, no de partido”. Además, “déjenme decirles que no hay posiciones de partido sobre estos temas; el sistema político formal no tiene tiempo ni conocimiento, ni voluntad política ni ganas para debatirlos. Por ello, cada señor o señora, con su bagaje, sus recuerdos de infancia, su religión, decide por quienes han votado, sí, pero sin saber por quiénes exactamente.

 

Visto 1802 veces Modificado por última vez en Martes, 24 Noviembre 2015 21:38
La Pública

La Pública es un proyecto que busca crear y gestionar espacios para el ejercicio ciudadano a través de redes sociales y fuera de ellas, articulando para ello el periodismo digital y el activismo.

fb htw hyt h

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc