El tercer foro de #Protagonistas, organizado por la Coordinadora de la Mujer y otras entidades, abordó el tema de la autonomía económica y la corresponsabilidad del cuidado. Entre las propuestas se escuchó desde la creación del Ministerio de la Mujer hasta refortalecer la familia y revalorar el rol de madre y esposa.

Justicia, seguridad y violencia en contra de las mujeres fueron los ejes del segundo foro temático nacional de la campaña #Protagonistas: Paridad-poder-juventudes. Las y los candidatos de las distintas organizaciones políticas que participarán en las elecciones generales reflexionaron y brindaron propuestas sobre las temáticas planteadas.

Como un coro más o menos uniforme, de diagnóstico sin soluciones concretas en torno de los derechos sexuales y derechos reproductivos, han sonado las voces de nueve candidatas –ocho mujeres y un hombre- durante el primer foro temático convocado por la campaña Protagonistas: Paridad-Poder-Juventudes. 

Las niñas latinoamericanas menores de 14 años están siendo violadas, sistemáticamente, en sus espacios más cercanos y familiares, para luego ser forzadas a llevar embarazos y partos, sin que a la gran mayoría se les ofrezca la opción de decidir sobre su presente y futuro.

No son casos aislados. Aunque las cifras son siempre imprecisas, incompletas y desactualizadas —primera evidencia de lo poco que preocupa esta epidemia—, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó en 2010  que más de 60 mil niñas menores de 14 años son madres cada año. La cifra sigue en aumento y el Fondo de Naciones Unidas para la Población (Unfpa) dice que no hay indicios de que se detenga antes de 2030.

La gran mayoría fue abusada y violada. Estamos hablando de niñas que no solo tienen que soportar el trauma de ser agredidas en su más profunda y frágil intimidad, sino que también tienen que soportar embarazos y partos de riesgo, violencia obstétrica, y efectos en su salud mental como depresión, estrés postraumático e intentos de suicidio, a la par que se hace trizas su proyecto de vida.

Organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de Naciones Unidas (ONU) han señalado que esta tragedia a cuentagotas se podría mitigar, entre otras, con políticas sólidas de educación sexual y, en especial, con la garantía del derecho al aborto, una decisión siempre difícil, pero que realizada de forma legal y segura garantizaría el derecho a la salud y a la vida a miles de niñas en la región.

La Latinoamérica conservadora, incluyendo sectores católicos y evangélicos, ha respondido a estas propuestas saboteando los esfuerzos por establecer cualquier programa de educación sexual que empodere y reconozca la soberanía de las mujeres menores de edad sobre su cuerpo. En simultánea, le ha declarado la guerra a la lucha por el aborto legal, seguro e informado, amparada en la defensa de la vida, atreviéndose incluso a celebrar la maternidad infantil, como lo hiciera en febrero el diario argentino La Nación.

Entre tanto, nuestros líderes han respondido a esta epidemia con prohibiciones, obstáculos e indiferencia. Mientras que en la mayoría de países de la región la impunidad de los violadores es generalizada, en Nicaragua y Perú se criminaliza a las niñas que abortan, en Guatemala el Estado se dedica a sacarlas de la casa donde fueron abusadas para llevarlas a un hogar de protección social a parir, y en Ecuador y Colombia, pese a vivir en contextos donde el aborto está despenalizado en ciertas causales, las niñas están en manos de médicos, oficiales de protección social y operadores de justicia que inventan miles de artimañas para impedirles decidir.

Duele decirlo, pero Latinoamérica pareciera operar como una granja en la que las niñas son tratadas como si fueran animales, inseminadas a la fuerza, y separadas de sus familias y sus colegios para que asuman el destino que esta sociedad le asigna a las mujeres: la reproducción.

Frente a esta realidad, la semana pasada cuatro mujeres jóvenes de Guatemala, Nicaragua y Ecuador, que fueron violadas y embarazadas cuando eran niñas, compartieron sus historias y demandaron a sus Estados —dos de ellas de manera presencial— ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU. Las siete organizaciones que las acompañan aspiran a que la comunidad internacional comprenda que la indolencia social y estatal en América Latina es una grave violación a los derechos humanos, a la salud y la vida.

Es urgente alzar la voz en cada país por la integridad, conciencia, autonomía y capacidad de tomar decisiones de las niñas. No las protegimos cuando lo necesitaron, ¿no les debemos, como mínimo, el derecho a definir su proyecto de vida?

Este editorial es parte de #NiñasNoMadres, una conversación regional sobre el impacto del embarazo forzado de niñas en América Latina, a la que se unen GK y Wambra Medio Digital Comunitario (Ecuador), Mutante (Colombia), Ojo Público (Perú), Nómada (Guatemala), Managua Furiosa (Nicaragua). y La Pública (Bolivia).

La caminata se realizará el 7 de octubre con una adhesión de 100 bolivianos. Además, se podrá aportar en todas las agencias de banco FIE.

Resumen del análisis cualitativo y cuantitativo sobre la cobertura informativa a temáticas LGBTI de los periódicos bolivianos La Razón, El Deber y Página Siete.

Te invitamos a participar de dos jornadas de trabajo con bases de datos públicas, en La Paz. Indagaremos en el análisis y visualización de datos para el desarrollo de historias en formatos digitales y creativos. La participación es gratuita. Hay cupos limitados. Esta es una iniciativa de La Pública, Warmi.Red y SocialTic.

Jorge Ernesto Barrón, seudónimo Papel Celofán, participó del II Concurso de Crítica Amateur de Teatro de La Paz con un trabajo sobre la obra Delirios de papel de Chile. El jurado integrado por Liliana Carrillo, Omar Rocha y Toto Torres le otorgó una menciòn especial por"la descripción atenta de los detalles de la obra, asumiendo el papel de espectador que recrea".

Domingo, 10 Junio 2018 14:03

Betún, donde no cabe la ficción

Fernando Botello, seudónimo Limac, participó del II Concurso de Crítica Amateur de Teatro de La Paz con un trabajo sobre la obra de Italia Betún. El jurado integrado por Liliana Carrillo, Omar Rocha y Toto Torres le otorgó el segundo lugar por la "forma en que el texto va tejiendo la ficción con la realidad", además de que "lúcidamente cuestiona la moralina del final, cuando los actores toman la palabra para explicar lo que ya la obra dejó claro".

Domingo, 10 Junio 2018 12:51

Un millón uno

Con el seudónimo de "Foin", Sergio Rojas participó del II Concurso de Crítica Amateur de Teatro de La Paz, con un escrito sobre la obra Cosas maravillosas. El jurado integrado por Liliana Carrillo, Omar Rocha y Toto Torres le otorgó el segundo lugar al considerar que en el trabajo, "a la buena redacción se suma una estructura propia que aporta al género de la crítica y ayuda al lector a hacerse una idea paulatina de la obra y a conocer la valoración del autor; una valoración emocionada, sentida, como la de un espectador más".

Página 1 de 62

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc