Lunes, 16 Mayo 2016 17:11

¡Despedidos!

A las 7.00 del lunes, como de costumbre, los casi 800 trabajadores de la Empresa Nacional de Textiles (Enatex) acudieron a cumplir obligaciones en las cuatro distintas plantas de La Paz. Se encontraron con puertas cerradas, policías custodiando los lugares y un aviso de despido. La semana anterior a ese 16 de mayo, la gente no trabajó porque los empleadores estatales les habrían dicho que iban a fumigar las plantas y que pasados los dos días previstos, insistieron en que los tóxicos no se habían disipado, que no se presenten todavía. El sindicato y varios de los afectados, a encontrarse con el mencionado aviso, acudieron al Ministerio de Desarrollo Productivo, en la Av. Mariscal Santa Cruz, para toparse con más policías resguardando el edificio. "Nos han fumigado a nosotros, nos mintieron", se quejaba Franklin Roque, trabajador de la hilandería. Unas mujeres, que pertenecen a la sección de confecciones, se preguntaban: ¿Seremos nosotras los ratones y cucarachas?, así nos trata este gobierno".

Leer más:

Enatex cierra 4 plantas, sólo ofrecerá servicios

Miércoles, 11 Noviembre 2015 21:59

Doble aguinaldo, juventud y empleo

¿Sabía que muchas empresas exigen experiencia para emplear a un recién graduado? ¿O que hay empresas que contratan personal por unos pocos meses para recontratarlo por otro lapso y así sucesivamente? ¿Qué impacto cabe esperar del doble aguinaldo sobre el empleo de la gente joven?

Mientras las empresas advierten sobre las dificultades para cumplir con el doble aguinaldo, obligación creada en 2013 por el Gobierno del MAS, hay trabajadores (3 de cada cuatro en Bolivia) que nunca han recibido ni uno en su vida, menos un salario fijo, vacaciones ni prestaciones sociales. Ganarse la vida resulta así producto del ingenio y de saber aprovechar la oportunidad. Aquí se ofrecen diez casos de cuentapropistas que La Pública ha recogido en los dos últimos años y que ahora pueden leerse juntos. 

Están cerca de las oficinas consulares, de los servicios de identificación y de casi cualquier administración pública. Es fácil encontrarlos alrededor del Palacio de Justicia de Santa Cruz e identificarlos: en general son de la tercera edad o, al menos, cuarentones. Resuelven dudas sobre procesos y papeleos, acompañan a quien necesita guía para gestiones legales y realizan trámites por alguien más. Incluso hacen de garantes y testigos. Son los tramitadores, cuentapropistas que la justicia mira de reojo.

Claudia y Marcia son dos jóvenes mujeres, reclutas de un ejército silencioso enlistado en las filas del empleo precario. Muchas horas de trabajo, no aguinaldo, ni simple ni doble; no vacaciones, sueldo variable, a veces menos a veces más, nunca suficiente.

Tomás Ramos tiene 69 años y lleva tres décadas como fotógrafo ambulante. Es uno de los más dos millones de bolivianos que ayuda a disimular las cifras de desempleo bajo la categoría de cuentapropistas. Su oficio, que le ha permitido dar de comer a la familia, es hoy casi un pasatiempo pues ha perdido el 90% de su clientela debido a la tecnología; lo bueno es que sus hijos ya son independientes.

Permanecer activos cuando se llega a la tercera edad es una de las premisas para una vida plena; es decir, una elección para el bienestar mental  y físico. Sin embargo, muchos ancianos en Bolivia están obligados a seguir trabajando para llevar la comida a la casa, pagar las medicinas y hasta criar a los nietos.

El Censo de 2012 reveló que uno de cada cuatro bolivianos que trabaja lo hace sin un salario fijo, vacaciones, aguinaldo o prestaciones sociales. El trabajador ambulante que ofrece sacar filo a cuchillos o machetes es ya historia en su lejano lugar de origen, la España del siglo XVII; pero en Bolivia se niega a desaparecer.

Miércoles, 05 Noviembre 2014 09:16

"Niñeras" digitales

De paso por la plazuela San Sebastián, en la zona sur de Cochabamba, sale al paso un curioso árbol/letrero...

lp15

 

La Paz - 71597592
Cochabamba - 71786333
Santa Cruz - 71528022

 

cc